Un hombre en Carolina del Norte saltó al agua para escapar de la policía  y acabó nadando peligrosamente cerca de un tiburón.

Por Redacción People en Español
Septiembre 01, 2017
Anuncio

Indudablemente el pasado miércoles no era el día de Zachary Kingsbury.

Este joven de 20 años trató de eludir a la policía en Carolina del Norte tirándose al mar y nadando con mucha valentía, para acabar en compañía de un tiburón que le pasó por el lado en plena fuga.

Según el canal local WCET, la policía había detenido el auto que conducía Kingsbury por una posible infracción de tráfico en la localidad costera de Surf City cuando los agentes vieron en el interior del vehículo material “de contrabando”.

A continuación le instaron a que se bajara del auto. Así lo hizo el muchacho, pero de inmediato se puso a correr en dirección a una playa cercana y saltó al agua del océano Atlántico, donde empezó a nadar para alejarse de los atónitos agentes.

La policía de Surf City decidió desplegar un drone para no perder de vista al intrépido fugado, que demostró estar en muy buena forma física, hasta el punto de que la batería del aparato se agotó antes que la energía del perseguido.

Al cabo de una hora de nadar, el sospechoso había conseguido alejarse unos 4,000 pies de la orilla. Lo que no se sabe hasta ahora es si se había dado cuenta de que muy cerca de su estela se encontraba un tiburón de 5 pies de largo, como se puede observar en las imágenes grabadas por el drone.

“En ese momento la operación se transformó en una operación de salvamento”, contó en un comunicado la policía de Surf City, que tuvo que pedir ayuda al Servicio de Guardacostas, los bomberos y la policía de una localidad vecina.

Según el diario Charlotte Observer, Kingsbury fue arrestado finalmente casi tres horas después de iniciar su fuga en una playa al norte de Surf City y, aparentemente, se le tuvo que convencer de que saliera del agua.

Tras su espectacular despliegue físico, que ha sido aplaudida en las redes, este emulador de Michael Phelps se encuentra recluido en la cárcel del condado de Pender, donde se le han imputado los cargos de resistencia al arresto, obstruir la actuación de un agente, además de posesión de objetos para el consumo de drogas, de anfetaminas y de media onza de marihuana, según el Observer.