Una madre, Rachel Henry, está bajo arresto tras supuestamente haber confesado que asfixió a sus tres hijos mientras les cantaba en su casa en Phoenix. Aquí todos los detalles de esta tragedia.

Anuncio

Una joven madre de 22 años está bajo arresto tras confesar que asesinó a sus tres hijos pequeños en su casa en Phoenix, según informaron las autoridades policiales de esa ciudad en Arizona.

La mujer, Rachel Henry, fue detenida al día siguiente de que los paramédicos respondieran a una llamada al 911 —la noche del lunes 20 de enero— realizada por uno de los parientes de los niños quienes se encontraban en la casa en el momento de los hechos.

De acuerdo con reportes de la agencia AP, alrededor de las 7:35 p.m. los paramédicos trataron sin éxito de suministrarle primeros auxilios a un niño de 3 años y a dos niñas, de 2 años y 7 meses, cuyos cuerpos se encontraban en la sala de la vivienda.

“Ahora nos sentimos cómodos al decir que la madre es responsable de la muerte de los niños”, dijo a la prensa el sargento de policía de Phoenix, Mercedes Fortune. “Admitió haber lastimado a sus tres hijos”, agregó. Según un el diario USA Today, Henry confesó a la policía que le cantó a sus hijos mientras los asfixiaba.

Según otros informes de medios locales, cuando los oficiales de primeros auxilios llegaron a la casa fueron recibidos por tres adultos: la presunta asesina, el padre de los niños de 30 años y otro familiar, de 49.

Henry y su familia se habían mudado recientemente de Oklahoma a Arizona. Ella hoy se encuentra detenida en la cárcel del Condado Maricopa donde enfrenta tres cargos de homicidio en primer grado. El lamentable caso sigue bajo investigación.