Te explicamos por qué la conversación confidencial entre Donald Trump y uno de sus abogados pone en aprietos al presidente.

Anuncio

Hay que reconocer que los problemas y los conflictos no le dan tregua al presidente Donald Trump, quien en medio de su guerra comercial con medio mundo, sus polémicas relaciones con Rusia y su pulso con los medios de comunicación, le ha aparecido un nuevo frente que amenaza con ponerlo en serios aprietos.

El meollo del asunto es la filtración de un audio de la conversación confidencial del presidente con su abogado Michael D. Cohen, hasta hace poco uno de sus máximos hombres de confianza al que le solía encargar la resolución de asuntos espinosos y muy sensitivos.

En la grabación revelada el martes por la noche en CNN y que tuvo lugar en septiembre de 2016, Trump discute con el abogado el delicado entuerto de los $150,000 que el periódico sensacionalista National Enquire había hecho a la exmodelo de Playboy Karen McDougal para obtener la exclusiva de su presunto affaire con el magnate neoyorquino, que en ese momento estaba poniendo en marcha la campaña que lo iba a llevar a la Casa Blanca.

Karen McDougal
Karen McDougal

La conversación

Cohen le propone al empresario la creación de una compañía a través de la cual comprarían a American Media, la firma dueña de National Enquire y cuyos responsables son cercanos a Trump, los derechos de la historia de McDougal, con el presunto fin de asegurarse de que no salga a la luz.

“Vamos a tener que pagar”, dice el abogado en la grabación, que no es de muy buena calidad y a veces no se entiende todo lo que se dice. “Paga en efectivo”, parece responderle Trump.

Cohen le replica con un “no, no, no” y luego se menciona la palabra “cheque”, pero no se sabe quién exactamente la dice. Aunque la historia está en manos de sus amigos en el Enquire, que nunca la publicó, ambos consideran que es mejor tener el asunto completamente en sus manos.

Por qué es relevante

La conversación fue entregada a CNN por los abogados de Cohen, quien en la actualidad está siendo investigado por autoridades del estado de Nueva York por la posibilidad de que pagos, como el discutido en la grabación violen las leyes que rigen las contribuciones a campañas electorales.

Los representantes de Cohen señalan que esa charla demuestra que Trump estaba al tanto del asunto de los pagos a McDougal, algo que hasta ahora había negado el presidente. Su abogado, Rudolph Giuliani, había dicho cuando por primera vez se habló de la existencia de esas grabaciones, que iban a demostrar que su cliente no sabía nada de los pagos hasta ese momento.

El contenido de la conversación parece desmentir la versión de Giuliani y apunta a que Trump estaba al corriente de todo el asunto.

De dónde viene el lío

Cohen pasó de ser un personaje desconocido del entorno privado del presidente a la primera página de los periódicos cuando se reveló en enero que había creado una empresa en Delaware que, a su vez, había pagado $130,000 a la estrella porno Stephanie Clifford, quien asegura que mantuvo una relación con Trump.

Ese pago se produjo en octubre de 2016, cuando Clifford había entablado conversaciones con la página digital Slate y la cadena ABC para contar su historia.

Poco después de esas revelaciones, el FBI efectuó un registro de las oficinas de Cohen. Entre lo que parece que están investigando es en si esos pagos a Clifford, entre otras, constituyen una contribución ilegal a la campaña del presidente.

De confidente a traidor

La entrega de la grabación confidencial a CNN es la prueba definitiva de la ruptura de Cohen con Trump, tras largos años de una relación estrecha que incluía guardar los secretos del magnate. Ahora, el abogado ha decidido colaborar con las autoridades.

En la conversación filtrada, precisamente, se escucha a Cohen explicar a Trump la creación de un entramado similar para el caso McDougal como el que se usó para pagar a Clifford.

El paso de Cohen de confidente a colaborador de la fiscalía no ha sentado bien al presidente, que se despachó contra su ahora exabogado. “¿Qué clase de abogado graba a su cliente?”, se preguntó Trump en un tuit, en el que insinuó que la grabación filtrada ha sido manipulada. “¡Muy mal!”.