La explosión acabó con la vida de la reconocida investigadora de Malta que había hecho graves acusaciones contra las autoridades de su país.

Anuncio

Unas 3,000 personas se reunieron este martes en en Sliema, Malta, para rendir homenaje a la periodista de investigación Daphne Caruana Galizia, quien falleció el lunes cuando estalló una bomba debajo del vehículo que conducía.

La informadora de 53 años era muy conocida por su blog en el que criticaba al gobierno de Malta, una pequeña isla en el centro del Mediterránea, así como por su contribución a la investigación de los Papeles de Panamá., que revelaron una trama internacional para ocultar en paraísos fiscales el patrimonio de, entre otros, políticos, criminales y acaudalados empresarios.

En sus investigaciones de los documentos filtrados de una firma de abogados de Panamá había expuesto los vínculos de su pequeño país con las redes que se dedican a ocultar fortunas de las autoridades, ya sea para evitar el pago de impuestos o para esconder su origen ilícito.

Daphne Caruana Galizia

Esas filtraciones alcanzaron a la esposa del primer ministro de Malta, Joseph Muscat, a la que se implicó en varios negocios radicados en paraísos fiscales. También se vieron salpicados miembros del gobierno, a quienes también se les acusó de tener negocios o cuentas ocultas.

Daphne Caruana Galizia

La BBC reportó que Caruana Galizia había salido de su casa en Mosta, una ciudad ubicada a las afueras de La Valleta, la capital de la isla mediterránea, cuando se activó el artefacto explosivo que hizo que el vehículo volara por sobre un muro y cayera en un sembrado.

Su hijo Matthew Caruana Galizia, que estaba cerca del lugar, salió corriendo hacia el vehículo cuando se produjo la explosión para tratar de rescatar a su madre, pero no hubo nada que pudiera hacer.

“Mi madre fue asesinada porque se interponía entre el estado de derecho y los que intentan violarlo, tal y como muchos valerosos periodistas”, declaró el también periodista.

En un largo mensaje en su página de Facebook horas después de ese crimen, el joven hijo de la víctima acusó a la policía maltesa de incompetencia y al gobierno de “impunidad”.

Asimismo, culpó directamente a varios líderes del gobierno por el asesinato de su madre. “Cuando las instituciones del estado están incapacitadas, la última persona que queda es a menudo es un periodista”, sostuvo.

También señaló que lo sucedido empaña la imagen de Malta como una nación occidental liberal. “Sí, aquí es donde estamos: un estado mafioso donde ahora puedes cambiar tu género en tu tarjeta de identificación (¡gracias a Dios por eso!) Pero donde serás hecho pedazos por ejercer tus libertades básicas”.