La policía mató a balazos a un perro que agredió a un bebé recién nacido y lo mató. Los detalles de la tragedia.

Anuncio

Un bebé de 26 días de nacido murió tras ser agredido por uno de los perros de su familia. Las autoridades en Lafayette, Indiana, están investigando el caso. Los oficiales llegaron a la casa donde el niño —identificado como Julian Connell— fue atacado por su mascota el sábado en la mañana. Los oficiales tuvieron que matar a balazos al perro —un pitbull mezclado— porque seguía encima del bebé herido.

La policía de Lafayette informó en un comunicado que el oficial Neil Cain tuvo que matar al perro de un disparo para poder asistir al bebé, que estaba luchando por su vida. El niño fue transportado de emergencia a un hospital cercano, donde fue pronunciado muerto.

Según el reporte policial, el hermano adolescente del bebé fue quien llamó al 911 sobre las 11:30 a.m. para reportar que el perro había atacado al bebé. La madre de Julian estaba en la casa cuando sucedió el incidente.

"Antes de atacar al bebé, el pitbull mix estaba peleando con un perro beagle mix en la casa", dice el comunicado de la policía. El beagle fue llevado a un hospital de animales para tratar sus heridas. Según la policía, el hermano adolescente separó a los dos perros que estaban peleando y el perro de la raza pitbull mezclada atacó al bebé. El médico forense determinó que el bebé murió de las heridas en su cabeza y cuello ocasionadas por las mordidas del perro. Que en paz descanse.