Un perro pitbull atacó salvajemente a una niña en plena calle de Broadway, en Nueva York: la pilló del rostro.

Por Mayra Mangal
Febrero 28, 2020
Anuncio

Una madre vivió la peor pesadilla al ver cómo un perro Pitbull agarró con sus quijadas el rostro de su hija de siete años y a arrastró para mordisquearla salvajemente frente a la mirada atónita e impotente de los transeúntes en una concurrida calle de Manhattan.

Los hechos ocurrieron este jueves hacia las 3:40 p.m. en el cruce de la famosa avenida Broadway y la calle 79 en el lujoso barrio del Upper West Side. La menor caminaba con su madre por la calle cuando al acercarse a una indigente, que según vecinos se encuentra frecuentemente en dicho cruce, la niña quiso regalarle un dólar, según reveló la policía local.

La niña se acercó con su madre hacia la mujer -quien al parece siempre anda acompañada de un perro Pitbull- y repentinamente la bestia se le avalanzó para pillarla por el rostro arrastrándola violentamente.

“[El perro] la azotó contra la acera “y tanto la madre de la niña como la dueña del perro saltaron para tratar de quitarle a la niña perro. [Luego] un hombre “con una chaqueta de marinero” saltó para liberar a la niña, aseguró Thomas Nardini, un vecino del barrio que pasaba por el lugar en esos momentos mientras paseaba a sus perros.

“La niñita sangraba profusamente del rostro”, continuó el hombre en entrevista con The West Side Rag, un diario local. El hombre también habló con la cadena local CBS-2: “La mujer [indigente] no sabe cómo controlar al perro. La niña anda dando tumbos por todos lados. Vamos…fue horrible”.

Nardini aseguró a ambas publicaciones que la dueña del perro es conocida de los vecinos en el barrio. “La señora está sentada muy seguido en esa esquina con su Pitbull y cada vez que yo paso con mis perros su perro les gruñe”, aseguró.

Madre e hija fueron llevadas a un hospital cercano, mientras que el perro fue llevado al centro Animal Care, según indicó la NYPD.

Por su parte la dueña del perro fue llevada al 20vo precinto para ser interrogada sin que hasta el momento se sepa si se le han levantado cargos formalmente.