Expertos en Inglaterra indicaron en un estudio que cada vez crece más el número de pacientes que reportan la pérdida de dichos sentidos al contraer COVID-19.

Anuncio

Mucho se ha hablado de la fiebre, dolor de garganta y el cansancio como síntomas principales del coronavirus. Pero ahora múltiples pacientes e investigadores coinciden en que además de los malestares estomacales, la pérdida del apetito y del sentido del olfato serían otros factores a considerar y que indicarían si una persona es o no portadora del virus COVID-19.

Según datos recopilados por otorrinolaringólogos en el Reino Unido un tercio de los enfermos de coronavirus en Corea del Sur, China e Italia han perdido el sentido del olfato y podrían ser "portadores ocultos" del virus.

Dicho mal es conocido como hiposmia y según el Instituto Nacional de la Sordera y otros trastornos de la comunicación, es "una reducción en la capacidad para detectar olores. "Se puede nacer sin el sentido del olfato, lo que se llama anosmia congénita", se indica en su sitio oficial.   La pérdida del gusto es conocida como anosomia.

Médicos aseguran a People en Español que los niños pueden enfermar de coronavirus y que quizá muchos de ellos son asintomáticos, facilitando la propagación del virus:

niños, coronavirus
Credit: Getty Images

"Se ha presentado un número que está creciendo exponencialmente con reportes alrededor del mundo de pacientes que han dado positivo a COVID-19 y que están presentando síntomas de pérdida del olfato y el gusto sin presentar los síntomas más comunmente reconocidos como la fiebre alta o la tos", aseguran  la profesora Clare Hopkins, Presidente de la Sociedad de Rinológica del Reino Unido y el profesor Nirmal Kumar, Presidente de la Sociedad de Otorrinolaringología del Reino Unido.

"Irán ha reportado un incremento en los casos aislados de anosomia y muchos colegas en Estados Unidos, Francia y el norte de Italia reportan las mismas experiencias"."Estos pacientes", se asegura. "podrían ser entonces portadores ocultos que han facilitado el rápido esparcimiento de COVID-19 [en dichas regiones]".

Hasta el cierre de esta nota el número oficial de infectados por COVID-19 sobrepasaba los 926,000 con 46,412 muertes en todo el globo.