El DREAMer César Vargas, el primer hispano indocumentado en ingresar al Colegio de Abogados de Nueva York, ha visto como el fin de DACA pone en peligro su futuro.

Por Mayra Mangal
Octubre 10, 2017
Anuncio

César Vargas conoce muy bien el sabor de la victoria. Tras años viviendo como un inmigrante sin papeles en Staten Island, NY, logró ingresar a la escuela de derecho y convertirse en el primer hispano indocumentado en ser aceptado por el Colegio de Abogados de su estado.

Para alcanzar ese éxito tuvo que litigar su caso en la corte durante cuatro años, una experiencia que le motiva aún más cuando le toca luchar por sus clientes en los tribunales. Pero debido a su estatus migratorio, ahora sus logros están en riesgo debido a la decisión del presidente Donald Trump de poner fin al programa DACA.

El mandato de Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) ha permitido salir de las sombras a casi 800,000 jóvenes indocumentados que
—al igual que Vargas— llegaron como menores de edad a este país. El programa lo aprobó el presidente Barack Obama en el 2011 para evitar que estos jóvenes fueran deportados, luego de que el Congreso no se pusiera de acuerdo para adoptar la ley DREAM que les abría un camino a la ciudadanía.

“Recuerdo mi último día de escuela en México. Mi mamá me recogió temprano. Fuimos a recoger a mi hermana y a mi hermano, y fuimos a la catedral de Puebla como para decir adiós al país que nos vio crecer”, rememora Vargas, de 34 años, sobre su partida hacia el Norte.

Veintisiete años después atribuye al ejemplo de su madre, que los crió sola, el tesón y la esperanza que le han permitido ir superando obstáculos en su vida.