Anuncio

Autoridades en el condado de Miami-Dade han expresado su repudio por el terrible fin de una niña de 4 años cuyo cadáver fue encontrado en la basura en estado de descomposición.

Ahora, la madre de la menor se encuentra como principal sospechosa de la muerte de la niña, a quien supuestamente liquidó por insolente.

El cuerpecito sin vida de Taina Paige fue descubierto la tarde de este domingo en el complejo de apartamentos donde residía la menor cuando uno de los vecinos sacaba la basura. El cadáver estaba envuelto en una cobija entre los deshechos.

El lunes por la mañana, la policía de Miami Beach arrestó a Tina Farrington, madre de la menor, en conexión a la muerte de la menor, según confirma People.

Según los documentos de su arresto, Farrington estaba en casa con sus dos hijos y se molestó porque la niña le “contestó”. Entonces, la mujer supuestamente la asfixió con una almohada.

Taina Paige
Tina Farrington

Investigaciones determinaron que la niña murió el 31 de octubre y se sospecha que la madre escondió primero el cadáver en el baúl de su auto Nissan Altima, pero que al avanzar su estado de descomposición notó el olor que emanaba y optó por arrojarla a la basura.

A pesar de su descomposición, se dijo en el reporte, en el cuerpo de la niña se podían distinguir aún lastimaduras en brazos, torso y piernas.

“Estamos asqueados y devastados con la muerte de esta niña inocente”, dijo por medio de un comunicado Jessica Sims, portavoz del Departamento de niños y familias de Florida (DCF por sus siglas en inglés). “La DCF ha abierto una investigación para revisar las circunstancias que llevaron a esta tragedia y asistirá a la policía en la medida de los posible para poder encontrar a quienes resulten responsables por este acto atroz”.

Según People, Leon Paige, padre de la niña es un policía de Miami Beach. Portavoces de dicha ofician pidieron “privacidad” para el hombre “en estos momentos difíciles”. Por su parte, familiares de la menor establecieron una campaña de recaudación de fondos en GoFundMe.com para procurar el “debido entierro” a la niña.

Farrington permanece bajo custodia de las autoridades de Miami-Dade sin derecho a fianza y bajo cargos de asesinato en primer grado.