Mujeres denuncian que fueron abusadas sexualmente por sacerdotes de los Legionarios de Cristo en México cuando eran niñas.

Por Lena Hansen
Enero 21, 2020
Anuncio

Surgen nuevas denuncias de abuso sexual en contra de sacerdotes, según reportajes de Associated Press. Biani López-Antúnez es una de varias mujeres que ha denunciado haber sido víctima de abuso sexual cuando era una niña en un colegio religioso. En el caso de Biani, sucedió cuando ella tenía entre 8 y 10 años y asistía al colegio Cumbres en Cancún en los años 90s, dirigido por los Legionarios de Cristo.

Beatriz Sánchez, quien era maestra de inglés del colegio Cumbres en los años 90s, notó que algo estaba mal por la angustia que percibió en una de sus estudiantes. “Cuando me acerqué me dijo: miss, cada vez el padre se lo está haciendo más fuerte a las más pequeñitas y ya no queremos que pase eso con ellas, por favor ayúdenos”, cuenta la maestra, de ahora 63 años. La profesora le pidió a sus alumnas que escribieran una carta contándole todo a ella y otra maestra. Biani López-Antúnez era una de esas niñas que escribió esa carta contando los abusos del sacerdote Fernando Martínez.

Biani López-Antúnez

“El padre nos empezó a tomar confianza y pensó que éramos muy tontas y que podía hacer lo quisiera con nosotras”, dice la carta de la niña de 10 años, que cuenta que el sacerdote besaba a las niñas y las cargaba entre sus piernas. “Cuando llegó a la boca nos preocupamos en serio”, añade en su testimonio, escrito en 1993. “Sufrí abusos de los 8 a los 10 años. Fueron abusos graduales, continuados y no solo abusó de mí, sino que también fui obligada a ser testigo de los abusos de otras niñas”, dijo López-Antúnez en una conferencia de prensa en noviembre.

La madre de Biani, Irma Hassey, llamó al superior de los legionarios cuando su hija le contó lo que estaba pasando. El superior le pidió perdón y le rogó que guardara silencio, asegurándole que sacaría al sacerdote del colegio en Cancún. “Estuve dejando a mi hija en la puerta de un violador”, lamenta la madre, quien se arrepiente de haber guardado silencio hasta ahora.

Otra víctima del padre Martínez fue la presentadora de televisión Ana Lucía de Salazar, quien reveló en mayo los abusos que había sufrido en la misma escuela de Cancún. También aseguró que los líderes de la Legión de Cristo habían hecho todo por ocultar las agresiones y proteger la reputación de sus escuelas privadas. “Mientras unas leían la Biblia, violaban a las de enfrente, niñas desde 6 años a 8-9 años” recuerda Salazar. “Después, nada fue igual, nada regresó a su lugar”. El fundador de la orden Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, quien murió en el 2008, también fue acusado de abuso sexual a menores. Su caso llegó a oídos del Vaticano y en el 2006 el Papa Benedicto XVI lo obligó a retirarse del ministerio.