Descubre cómo esta mujer hizo el "crossover" de madre obesa y deprimida a una hermosa mujer y concursante en competencias de fisiculturismo.

Por Celeste Rodas de Juárez
Mayo 12, 2017
Anuncio

Una madre de Canadá que padecía de depresión y ansiedad llegó a pesar 307 libras antes de agarrar las fuerzas necesarias para despedirse de esas libras de más. Hoy, dos años después, la mujer pesa 179 libras y acaba de concursar en una competencia de fisiculturismo.

El momento crucial que convenció a Jana Roller a iniciar su batalla contra el sobrepeso sucedió en el 2015 cuando jugaba con su hijito en un parque y él se le escapó precipitándose hacia la calle —corriendo el riesgo de que lo atropellara un auto. Por su obesidad, ella no pudo alcanzarlo y fue entonces que pensó: “Esto tiene que cambiar ahora”, le dijo ella a People.

Ese mismo año ella acudió a un entrenador y comenzó un riguroso programa de ejercicio. Un año después, la mujer que ahora tiene 29, había perdido una cantidad significativa de peso por lo que decidió que quería competir en un concurso de fisiculturismo.

Para prepararse, puso en curso un programa que incluía entrenamiento de fuerza seis días a la semana y ejercicios cardiovasculares así como una dieta de macros. A medida que mejoró su alimentación, aumentó también su tiempo en el gimnasio.

Finalmente el 6 de mayo, Roller se presentó en el 2017 British Columbia Amateur Bodybuilding Association Kelowna Classic, su primera competencia de fisiculturismo. Y a los pocos días publicó estas dos fotografías con su “antes y después” en Instagram.

“Esto es para cada persona que se dijo que no puede. Que escuchó palabras ‘no soy lo suficientemente bueno'. Que se miró en el espejo y dijo ‘no valgo la pena'. ¡Escúchame cuando digo SI LO VALES! ¿Tienes sueños? Ve tras ellos. ¿Tienes metas? Alcánzalas. ¡La única persona que dice que no puedes eres TÚ! Tienes más gente de tu lado de las que crees. No estás solo. Puede ser quien quieres ser y hacer lo que quieres hacer. Sé ilimitado. Sé valiente. Sé audaz. Sé feroz… Esto es tuyo. ¡Ahora realiza el trabajo!”.