La pareja de Amber Rose Isaac, quien es el padre de su hijo, asegura que sus médicos en un hospital de Nueva York ignoraron sus llamadas cuando esta temía una complicación en su embarazo.

Por Leonela Taveras
Mayo 07, 2020
Anuncio

Una mujer de 26 años murió después de traer a su primer hijo al mundo durante la pandemia del coronavirus en Nueva York el mes pasado, y hoy el padre de su hijo asegura que su muerte pudo haber sido evitada si el color de piel de Amber Rose Isaac hubiera sido distinto.

La puertorriqueña de raza negra intentó sin éxito ver a sus médicos en el Montefiore Medical Center del Bronx para hablarles sobre sus niveles de plaquetas que venían disminuyendo desde febrero. Estos la ignoraron, según su pareja Bruce McIntyre III le dijo al diario The Guardian, y a Isaac se le hizo imposible ser atendida en persona; sus citas médicas se realizaron por la plataforma de videoconferencias Zoom, según reportó People.

En su entrevista con The Guardian, McIntyre añadió que hubo negligencia de parte del personal “grosero y poco profesional” del centro médico. “Todo esto fue 100 por ciento prevenible. Todo", lamentó McIntyre. "Siento que ella habría recibido una atención más atenta si fuera una madre blanca, para ser completamente honesto”, añadió.

Amber Rose Isaac
Credit: GOFUNDME

El abril, un puñado de días antes de su inesperada muerte, la joven escribió en su cuenta de Twitter que no hayaba las horas de "contar mi experiencia durante los dos últimos trimestres lidiando con los doctores incompetentes en el [hospital] Montefiore". Ese mismo mes, Isaac fue ingresada en el hospital —en una zona de Nueva York que se vio inundada con casos de la COVID-19— donde los médicos se dieron cuenta de que había desarrollado el síndrome HELLP, una complicación relacionada con el embarazo que puede ser fatal si no se trata, según Healthline

Una vez en el hospital, los médicos le indujeron el parto más de un mes antes de su fecha prevista. La joven falleció el 21 de abril en el hospital totalmente sola ya que su familia no pudo entrar a verla debido a la pandemia; su pequeño Elías logró sobrevivir.

El Centro Médico Montefiore no respondió a las llamadas de People para obtener su punto de vista sobre el caso, pero sí le dijeron a la cadena ABC que "sus corazones están con la familia de Isaac, especialmente su madre". La mamá de Isaac ha trabajado en ese hospital por 25 años. "Cualquier muerte materna es una tragedia".

Su historia enfoca la mortalidad entre mujeres de color en Estados Unidos. Solo en Nueva York, mujeres de la raza negra tiene ocho veces más posibilidades de morir de complicaciones relacionadas con sus embarazos que mujeres blancas, según un estudio realizado por el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York.

Los familiares de la joven han creado una página GoFundMe en su honor para cubrir los costos de su funeral y ayudar a McIntyre a criar a su hijo recién nacido.