¿El coronavirus le costó la vida a un perrito que falleció después de cumplir su cuarentena y ser dado de alta tras ser infectado? Mira lo que dicen los expertos y sus recomendaciones para proteger a las mascotas.

 

Anuncio

El primer perro del mundo al que se le había detectado una “infección activa” del coronavirus en Hong Kong murió después de haberse recuperado y regresar a casa.

Según información publicada por el South China Morning Post, la mascota estuvo en cuarentena desde el 26 de febrero y se le realizaron cinco pruebas que arrojaron resultados "positivos débiles" para el nuevo virus.

El pomerania fue dado de alta después de que finalmente dio negativo en sus pruebas el sábado, pero murió dos días después en casa de su dueña —una señora de 60 años que también estaba infectada pero ya se había recuperado.

Perro raza pomeranio
Credit: (Photo by Jeff J Mitchell/Getty Images)

El perrito tenía 17 años, una edad avanzada para su raza, y padecía otras enfermedades subyacentes por lo que no murió a causa del coronavirus, reportó el mencionado medio.

"El Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación de China (AFCD) reveló que se enteraron de la noticia por la dueña del perro y que ésta les había dicho que no estaba dispuesta a [permitir] una autopsia para examinar la causa de la muerte", informó el China Post.

El profesor y virólogo clínico Malik Peiris confirmó que el perrito tenía una “infección activa” y que este arrojó numerosas pruebas positivas, aunque en bajas cantidades del virus, durante un período de 12 días después de ser retirado de la casa de su dueña.

Mujer máscara coronavirus perro

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos explica que aún no hay evidencia de las mascotas sean fuente de infección para los humanos. Sin embargo, indica que éstos pueden transportar gérmenes que pueden enfermar a personas por lo que “siempre es una buena idea practicar hábitos saludables”.

En su página de internet, la institución recomienda lavarse las manos antes y después de tocar a los animales, sus alimentos o desechos; mantener una buena higiene en casa y llevar a las mascotas regularmente al veterinario.