En uno de los casos más espantosos de abuso infantil, esta mujer había torturado a su pequeña prima de 10 años y después provocó su muerte, tan solo por haberle robado un helado.

Por Celeste Rodas de Juárez
Agosto 08, 2017
Anuncio

Otro caso de violencia familiar está estremeciendo al mundo. Esta vez el de una mujer que fue sentenciada a muerte ayer, en una corte de Arizona, por torturar y dar muerte a su propia prima en el 2011, quien tenía solo 10 años de edad. Y todo, solo porque le había robado un helado.

Según reportó Daily News, Sammantha Allen, quien ahora tiene 29 años, castigó a su primita de 10 años Ame Deal, encerrándola en un contenedor de plástico durante toda la noche. Pero antes la había hecho correr alrededor del patio de la casa y hacer ejercicios agotadores bajo una temperatura de 103 grados.

La niña, que medía 4.2 pies, fue encerrada en una caja de 14 pulgadas de ancho, la cual solo tenía dos pequeños agujeros. Allí pasó toda la noche mientras su prima y su esposo se fueron a dormir. Cuando abrieron la caja seis o siete horas más tarde, la pobre criatura ya había muerto.

Sammantha Allen

La policía dijo que cuando se encontró su cuerpecito, sus rodillas estaban lastimadas y marcadas por el “contacto contundente” con la tapa de la caja.

Ame Deal

La muerte de Deal fue la culminación de una historia de abusos y no solo de su prima, sino de varios familiares que vivían en esa casa. Según reportó CBS News, en su corta existencia, a la chiquita se le obligó a comer heces de perros, aplastar sin zapatos latas de aluminio, comer salsa picante y entrar en esa caja de almacenamiento en la que terminó muriendo.

Los investigadores también dijeron que esos adultos castigaban a la niña pateándole la cara, golpeándola con una paleta de madera y arrojándola a una piscina fría.

El esposo de Sammantha Allen, John, también está acusado de homicidio en primer grado y maltrato infantil. Su juicio se realizará en octubre.