El sospechoso murió por disparos de la policía tras una intensa búsqueda en la que se pidió la colaboración ciudadana.

Anuncio

Tras una intensa búsqueda, la policía catalana ha logrado abatir este lunes al hombre más buscado de Europa, Younes Abouyaaquob, identificado como el autor material del sangriento atentado en las Ramblas de Barcelona, informaron las autoridades.

El joven fue localizado en un municipio rural de Subirats, a unos 50 kilómetros al sur de Barcelona, gracias a la colaboración ciudadana, que permitió a una patrulla de los Mossos d'Esquadra interceptarlo en un viñedo donde trataba de esconderse.

Al ser descubierto, siempre según la versión de la policía, el sospechoso se abrió la camisa y dejó ver lo que parecía un cinturón de explosivos al tiempo que gritaba “Allah akbar” (Dios es grande, en árabe), a lo que los agentes respondieron con sus armas de fuego.

El sospechoso fue alcanzado por los disparos, que le causaron la muerte. Tras examinar el cadáver, los expertos en explosivos de la policía determinaron que el cinturón de explosivos era falso, informó en una conferencia de prensa el mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero.

Las autoridades aseguran que era Abouyaaquob quien conducía la furgoneta blanca que el pasado jueves atropelló mortalmente a 13 personas en las Ramblas de Barcelona e hirió a más de un centenar.

También se le atribuye el asesinato de un joven, Pau Pérez, al que acuchilló para robarle el auto, tras huir a pie por la ciudad tras abandonar la furgoneta en medio de las Ramblas y atravesar el mercado de la Boquería. Con ese auto sustraído se saltó un control policial, en el que hirió a una agente, y se dio a la fuga, hasta hoy.

Su paradero se desconocía hasta esta mañana, hora española, cuando un par de agentes de los Mossos vieron a un joven que les pareció ser el sospechoso, cuya foto había sido distribuida por todo el país. Poco después, un vecino de Subirats llamó a la policía para alertar de la presencia de un hombre sospechoso.

Younes Abouyaaqoub

Con la muerte de Abouyaaquob se da por completamente desmantelada la célula terrorista de 12 miembros al que los Mossos atribuyen el atentado de Barcelona y el de Cambrils, donde se abatieron a cinco presuntos terroristas después de que mataran a una mujer.

Otros dos fallecieron en la explosión el pasado miércoles de una casa en la que aparentemente estaban fabricando explosivos, y el resto se encuentran detenidos, apuntó el mayor Trapero, quien de todas formas advirtió que la investigación permanece abierta.

En total, el número de víctimas mortales de ambos ataques asciende a 15, de múltiples nacionalidades. Aún siguen hospitalizadas 48 heridos, de los que ocho siguen en estado crítico.