Unos padres de Pennsylvania fueron al límite tratando de evitar que su hijo saliera de la cuna, tomaron una medida tan drástica que acabó con su corta vida.

Anuncio

Una pareja de padres en Pennsylvania está acusada de asesinar a su hijo de 2 años involuntariamente y de agresión agravada luego de que, por evitar que se saliera de la cuna, tomaron medidas tan drásticas que terminaron con su vida.

El miércoles una corte de ese estado le impuso esos cargos delictivos a Justin Joseph Dwyer, de 29 años, y Courtney Stash, de 28, quienes hace dos años habían tenido trillizos, pero lamentablemente hoy uno de esos niños está muerto. La razón: cubrieron su cuna con un colchón el cual sujetaron con bolsas de sal de 50 libras.

Según el portal noticioso Penn Live, el horrendo accidente sucedió el 25 de abril, cuando Stash llamó a la policía a su casa después de que encontró a su hijo Eoin inconsciente en su cunita.

Crime Scene

Inicialmente la madre habría declarado que encontró al niñito desplomado sobre la barandilla de la cuna sin respirar y que lo tuvo que llevar a la sala de estar para darle respiración de boca a boca. No obstante, los análisis del médico forense determinaron que el chiquito había muerto asfixiado.

Al ser interrogado por el hijo de 8 años de Stash, éste declaró que su mamá y su padrastro con frecuencia colocaban un colchón con una sábana azul y bolsas de sal para cubrir la cuna de su hermanito. La intención era que no se saliera de allí.

Tanto Dwyer como Stash están actualmente detenidos en la prisión del condado de Lebanon con una fianza de 250.000 dólares cada uno.