Krystle Villanueva, una madre de 27 años en Texas, pasará el resto de sus días en la cárcel por el brutal asesinato de su hija de 5 años, quien fue decapitada tras pedirle cereal a su mamá.

Anuncio

Krystle Villanueva, una madre de 27 años, fue condenada a cadena perpetua por el brutal asesinato de su hija de 5 años. La madre fue encontrada culpable de matar a Giovanna Hernández, quien fue descubierta en su casa en Texas apuñalada y mutilada. La madre fue arrestada el 5 de enero del 2017 y recién recibió el veredicto del jurado.

“He estado haciendo este tipo de trabajo por más de 43 años y he trabajado com detective de homicidios por 11 años y este es uno de los peores casos que yo he visto", dijo el alguacil del condado Hays Gary Cutler al diario Austin American-Statesman.

El abuelo de la niña, Eustorgio Arellano, llamó al 911 y le dijo a la policía que Krystle lo atacó por detrás sin explicación, apuñalándolo en la cabeza y en la espalda, según un testimonio divulgado por la oficina del fiscal de distrito del condado Hays. El hombre se fue de la casa pero dejó adentro a su nieta y a Krystle. Un equipo SWAT y un negociador de rehenes fueron a la casa. Villanueva llamó al 911 desde su casa y confesó a la policía que había matado a su hija porque "ella pidió cereal", según un comunicado de las autoridades.

Krystle Villanueva FOTO: Hayes County Sheriff
Krystle Villanueva FOTO: Hayes County Sheriff

Cuando los investigadores entraron a la fuerza a la casa encontraron a la mujer recién bañada y desnuda en una habitación. Su hija estaba en otra habitación "apuñalada y decapitada". Los abogados de la madre pidieron al jurado que no la encontraran culpable porque Krystle padecía de problemas mentales y no estaba en su sano juicio cuando cometió el crimen.

Giovanna Hernandez JUSTICE FOR GIOVANNA-FACEBOOK
Credit: Giovanna Hernandez JUSTICE FOR GIOVANNA-FACEBOOK

"Villanueva argumentó que en el momento de los ataques, ella estaba delirando y creía que su hija y su suegro habían sido reemplazados por clones y tenían que ser asesinados para traer de vuelta a la tierra a sus verdaderos familiares", detalla un comunicado de las autoridades.

El jurado rechazó que la madre estuviera loca y la encontró culpable del asesinato de su hija y de atacar con un arma letal a su suegro. La fiscal criminal del condado Hays Wes Mau dijo que todos los oficiales que habían trabajado en este caso habían quedado "traumatizados de por vida" al ser testigos de lo que esta madre le había hecho a su hija. Que en paz descanses Giovanna.