Por Celeste Rodas de Juárez
Updated Diciembre 27, 2016
Anuncio
Karen Klein
Credit: COCONINO SHERIFF'S DEPT./Facebook

Una nueva prueba de que una madre es capaz de dar la vida por su familia la acaba de dar Karen Klein, quien caminó 26 millas bajo la nieve en busca de ayuda para su familia.

Todo comenzó el jueves 22 de diciembre cuando viajaba, junto a su esposo Eric y su hijo de 10 años, por una carretera estatal que los conduciría desde Las Vegas al El Gran Cañón del Colorado. Lamentablemente el GPS los desvió por carreteras de servicios forestales y allí, en medio de una fuerte nevada, su vehículo se atascó en una cuneta. Para colmo de males, su teléfono móvil perdió la señal.

Al verse atrapada en medio de lo inhóspito, la pareja tomó la decisión de que fuera ella, quien ha participado algunos triatlones, la que buscara ayuda caminando hasta la autopista más cercana.

La mujer de 46 años comenzó a caminar pero para su sorpresa, la autopista que buscaba había sido cerrada por el invierno. Entonces decidió seguir caminando hacia la entrada del parque. De esa manera lo que era una corta caminata se convirtió en una travesía de 30 horas, sin agua ni comida. <iframe src="https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FNBCNews%2Fposts%2F1636924772994213&amp;width=500" width="500" height="521" scrolling="no" frameborder="0" allowtransparency="true" class="" allowfullscreen="" resize="0" replace_attributes="1" name=""></iframe>ïÎú{½š÷×¼ãvõ×W|÷_4s—µÛÞ»k–ô

Para sobrevivir milagrosamente, la tenaz exploradora, tuvo que beberse sus propios orines, porque sabía que si comía nieve aceleraría la hipotermia. Comió ramas de los pinos del parque y trató de mantenerse optimista ante la situación, a pesar que en las últimas millas perdió uno de sus zapatos, teniendo que caminar unas tres millas sin él.

Según relató CNN, "le tomó nueve horas atravesar esas últimas millas. Caminaba 3.04 metros, se caía, se volvía a levantar y se volvía a caer".

Karen no se detuvo hasta que encontró la choza del guardia, a la que entró luego de romper una ventana. Allí fue rescatada luego de seis horas más.

Su rescate se produjo gracias a que su esposo, al ver que había pasado un día y ella no regresaba, dejó el refugio de su auto y comenzó a caminar con su pequeño hijo hacia un punto más alto del parque en el que tu móvil tuviera señal.

Gracias a esa decisión, el señor Klein encontró señal para su teléfono y alertó a las autoridades, quienes lo rescataron a él con su hijo, a la vez que comenzaron la intensa búsqueda por encontrar a su esposa. Esto sucedió el sábado 24 de diciembre, 30 horas después de su peregrinación.

La señora Klein, quien posiblemente pierda unos dedos de sus pies por las bajas temperaturas a las que estuvo expuesta, dice que lo que la mantuvo caminando a pesar de las dificultades fue no querer que su madre ni su hijo la enterraran.