Karina Aguilar Guerrero, de 20 años y estudiante de Princeton, es una de cientos de miles de DREAMers cuyo futuro peligra por el fin del programa DACA.

Anuncio

Más de 600 responsables de universidades de todo Estados Unidos se han unido para pedir al presidente Donald Trump que no se ponga fin al programa DACA, que protege a cientos de miles de los llamados DREAMers de la deportación.

El mandato de Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) ha permitido salir de las sombras a estos jóvenes indocumentados que llegaron como menores de edad a este país.

Entre ellos hay destacadísimos estudiantes que brillaron en sus colegios locales y ahora ocupan puestos en instituciones tan reconocidas como Harvard, MIT y UC Berkeley. Uno de estos jóvenes es Karina Aguilar Guerrero, quien entró al país con solo 3 años y actualmente cursa el segundo año en la prestigiosa Universidad de Princeton, el alma mater de Michelle Obama, con el propósito de especializarse más adelante en política educativa.

Tras años de incertidumbre por su estatus migratorio, Karina pudo respirar cuando el presidente Barack Obama puso en marcha en el 2012 el programa DACA mediante una orden ejecutiva que daba cobijo legal a los indocumentados ante la negativa del Congreso de aprobar el DREAM Act, la propuesta de ley que les daría la residencia legal.