En los barrios más pobres de Colombia se ven trapos rojos colgados de ventanas y balcones para alertar del hambre que están pasando sus residentes a causa de la crisis económica generada por el coronavirus.

Por Leonela Taveras
Abril 20, 2020
Anuncio

En algunos barrios más pobres de Colombia han empezado a aparecer trapos rojos colgados de ventanas y balcones para denunciar que sus residentes están pasando hambre a causa de la paralización de la economía y que necesitan asistencia para sobrevivir.

Protestas en Colombia
Credit: (Photo by JOAQUIN SARMIENTO / AFP) (Photo by JOAQUIN SARMIENTO/AFP via Getty Images)

El alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, un municipio ubicado al sur en la capital de Bogotá, dijo que la situación se torna cada vez más oscura y advirtió que más que el problema de salud pública por el coronavirus, le preocupa más la falta de pan.

"El temor es que se puede morir más gente de hambre en Soacha que por el coronavirus. A mí no me afana tanto el coronavirus como me afana el hambre en esta ciudad. Si no prendemos todas las alarmas y la cooperación internacional, vamos a tener más muertos por hambre que por coronavirus”, indicó a la prensa.

Colombia
Credit: JOAQUIN SARMIENTO/AFP via Getty Images

El trapo rojo como grito de auxilio se repite en la fachada de muchos vecinos en este inmenso cerro forrado de viviendas informales y que empieza a esparcirse por otras zonas del país como un nuevo símbolo de protesta contra la pobreza que vive el séptimo país más desigual del mundo, según el Banco Mundial.

Colombia
Credit: RAUL ARBOLEDA / GETTY IMAGES

"La tengo vacía [la nevera]", dijo a la BBC Ruth Grisales, que vive en su departamento de dos cuartos en Altos de Cazucá, en Soacha, donde viven 1.200.000 habitantes. "Por la falta de plata, de trabajo, por esta situación que estamos viviendo".

Según The New York Times, el gobierno lanzó un paquete de ayudas llamado “Bogotá solidaria en Casa” para garantizar el salario mínimo a 500,000 familias más pobres. Sin embargo, el descontento aún permanece y se han registrado protestas, saqueos y violaciones al toque de queda impuesto por las autoridades.

En Colombia, los trabajadores informales suman el 47 por ciento, lo que representa  aproximadamente unas 13 millones de personas sin salario garantizado, de acuerdo a cifras aportadas por el diario estadounidense.