El hombre, que vive en la Florida, habría llamado a su esposa para darle la espantosa noticia.

Anuncio

Jeremy Main, un residente deLady Lake, Florida, una ciudad a unas 50 millas de Orlando, enfrenta cargos por el cruel asesinato de su hija de 17 meses.

Según informó el diario Orlando Sentinel, el acusado de 38 años tenía problemas con su esposa Holly, a quien llamó por teléfono con una macabra noticia: le confesó que acababa de ahogar a la hijita de ambos, Makenzie.

La aterrorizada mujer llamó a las autoridades, que de inmediato fueron a la casa Main. Allí encontraron a la pequeña víctima flotando boca abajo en el agua ensangrentada de la bañera. El padre no estaba con ella.

Jeremy Main

Media hora más tarde, el sospechoso del horrendo crimen entró en la oficina del sheriff local y se entregó. “Maté a mi hija y no me pude suicidar”, dijo aún con las muñecas ensangrentadas. Durante el interrogatorio también confesó que estaba separándose de su mujer y que eso había contribuido a sus acciones.

Algunos familiares del presunto asesino se mostraron sorprendidos con lo sucedido. Su hermana Marnee Weakley lo describió como un hombre de familia incapaz de haber cometido ese acto de violencia. “Yo nunca, en un millón de años, podría adivinar que haría daño a sus hijos”, dijo.

Por su parte la inconsolable madre se volcó a su página de Facebook para lamentar la pérdida de su hijita. “Siempre te amaré mi siempre dulce bebé Makenzie Moira Main … descansa en paz, mi amorosa bebé”.

Main se encuentra en la cárcel sin fianza. Su próxima cita en los tribunales será el 6 de noviembre en compañía de un defensor público.