Su hija de 16 años murió tras contraer el coronavirus en París y esta madre comparte su dolor.

Por Lena Hansen
Marzo 27, 2020
Anuncio

Una madre rompió el silencio tras la muerte de su hija de 16 años en París tras contraer el coronavirus. Si bien los expertos han indicado que los niños y adolescentes son menos propensos a enfermarse gravemente tras contraer el Covid-19, esta madre —identificada como Sabine— compartió su dolor tras la pérdida de Julie, quien al parecer fue una excepción a esta regla. "Es insoportable", dijo sobre experimentar la tragedia de perder a un hijo.

Según reporta la agencia AFP, los síntomas de Julie comenzaron leves, con una tos aparentemente benigna. "Solo tenía tos", dijo la madre desconsolada, quien intentó mejorarla con jarabe e inhalaciones. La adolescente —que estaba en buen estado de salud— luego notó que tenía dificultad al respirar. "No mucho, tenía dificultades para recuperar el aliento", recuerda su madre, quien la llevó al médico al notar sus ataques de tos.

Credit: PATRICK HERTZOG/AFP via Getty Images

Tras revisarla, su doctor llamó a los servicios médicos de emergencia y llegaron los bomberos con trajes de protección, máscaras y guantes. "Parecía la cuarta dimensión", relata la madre. Su hija Julie fue llevada al hospital más cercano, en Longjumeau.

En el hospital le hicieron varios estudios y encontraron "opacidades pulmonares". También le realizaron la prueba del Covid-19. La madre cuenta que en la noche trasladaron a Julie, que tenía insuficiencia respiratoria, al hospital infantil Necker de París, donde ingresó en cuidados intensivos y le hicieron otras dos pruebas de Covid-19.

Cuando vio a su hija, la notó ansiosa. "Me duele el corazón", le confesó Julie. Los resultados de las dos pruebas de Covid-19 que le hicieron en el hospital infantil resultaron negativos, lo cual tranquilizó a la madre. "Abrimos la puerta de la habitación, las enfermeras ya no llevan bata, el médico levanta el pulgar para decirme que es buena señal", relata Sabine.

Si bien pensó que su hija ya estaba fuera de peligro, esa noche recibe una llamada del médico contándole que la primera prueba de coronavirus que le realizaron a Julie en el hospital de Longjumeau resultó positiva. El doctor también le avisó que la adolescente había empeorado y tenían que entubarla. "No lo podíamos creer. Piensas: se equivocaron. ¿Y por qué estos resultados llegan tan tarde?", dijo Sabine. "Desde el comienzo nos dicen que el virus no afecta a los jóvenes. Lo creímos, como todos los demás", añadió Manon, la hermana mayor de Julie.

Credit: (Photo by THIBAULT SAVARY/AFP via Getty Images)

La familia recibió otra desgarradora llamada, pidiéndoles que fueran de urgencia al hospital. "En ese momento, sentí pánico", recuerda Sabine. El director general de salud del hospital le dijo que su hija padeció una forma severa del virus, algo "extremadamente raro" entre los jóvenes. "En una hora", recuerda Sabine, "ella ya estaba gris".

Al llegar al hospital con Manon, su hija mayor, Julie ya estaba muerta y les explicaron a ambas que ya no la volverían a ver. Debido al estricto protocolo de seguridad por la pandemia, no pudieron recoger los artículos personales de Julie, ya que tuvieron que ser quemados, solo recuperaron una cadena de su bautizo y una pulsera.

El cuerpo de la adolescente se mantendrá en la sala mortuoria del hospital Necker hasta su entierro. Solo diez personas podrán acudir al cementerio. "Tuvimos que elegir entre los familiares quién estará presente", dijo Manon. Tampoco podrán maquillar ni vestir a Julie ya que su ataúd permanecerá cerrado. Según reporta AFP, hasta la fecha se han registrado 1698 muertos y casi 30,000 infectados por Covid-19 en hospitales en Francia. Que en paz descanses Julie.