El estado de Florida aplicó la pena de muerte a James Asay por el asesinato de un hombre negro

Anuncio

Por primera vez en la historia, en el estado de Florida se ejecutó este jueves a un hombre blanco por haber matado a un negro. Desde 1970 que se reinstauró la pena capital en Estados Unidos, la han aplicado a 20 blancos por matar a negros y a 288 negros por matar a blancos.

El 18 de julio de 1987, después de haber bebido alcohol, James Asay salió junto con su hermano y un amigo a buscar sexo en Jacksonville, un vecindario ubicado al norte de Florida —una zona que tiene un fuerte pasado racista. El hermano de Asay fue el primero que hizo contacto con Robert Lee Booker, un hombre afroamericano de 34 años, cuando Asay se acercó y sin pensarlo le disparó en el estómago. Brooker huyó, pero murió desangrado en un callejón cercano.

Cuando el amigo LE preguntó a Asay por qué lo había hecho lo que hizo fríamente respondió: “A los negros hay que enseñarles quién manda”.

Mark Asay

Después de asesinar a Booker, el trío se encontró con Robert McDowell, de 26 años, un hombre blanco e hispano vestido de mujer que les ofreció hacerles sexo oral. Durante la negociación, el grupo empezó a discutir y Asay mató a McDowell de seis tiros.

En una entrevista para News4Jax, Asay dijo que no disparó a Brooker —quien según Asay era su conocido y lo llamaba René— y aprovechó para dar su versión de lo que pasó con McDowell. “Lo siento mucho por lo que pasó”, dijo Asay, quien justificó sus tatuajes de ultraderecha y dijo que los realizó para poder sobrevivir en la cárcel. “No salí con intenciones de tener un problema con nadie. Estaba borracho”.

Según información del periódico The New York Times, la muerte de Asay por inyección letal es un hito porque es la primera vez que la droga etomidato es usada en los Estados Unidos para administrar la pena capital.