Devin Blake Langford, el niño de 13 años que escapó de la masacre de la familia LeBarón y que consiguió ayuda para sus cuatro hermanos rompe el silencio.

Por Mayra Mangal
Noviembre 11, 2019
Anuncio

Devin Blake Langford, el niño de 13 años que milagrosamente escapó de la masacre que le arrebató la vida a nueve integrantes de la familia LeBarón, en México, acaba de romper el silencio para ofrecer una desgarradora entrevista y contar lo que vivió hace justamente una semana durante el infame ataque.

La historia de Devin -quien caminó más 14 millas hasta la colonia LeBarón, en La Mora, Sonora para pedir ayuda por sus familiares- le ha dado la vuelta al mundo por su enorme valentía. Según múltiples fuentes el niño escodió a sus hermanos y primos entre la maleza mientras él buscaba ayuda para los sobrevivientes.

“Ellos empezaron a darle al carro..empezaron a dispararnos rápido”, explicó el niño a ABC News. El menor viajaba en el auto con su madre Dawna Langford, de 42 años y sus seis hermanos Kylie, de 14 años, Trevor, de 11 años, McKenzie, de 9, Cody, de 8, Jake, de 6, Xander, de 4, Rogan, de 2 y Brixton, de solo nueve meses.

Devin explicó que las balas alcanzaron el motor del carro y que su mamá intentó arrancar pero no pudo lograrlo. Entones dijo sus últimas palabras: “Agáchense ahorita”. “Ella estaba tratando de rezarle al Señor y encender el auto”, explicó el menor. En la balacera fallecieron su mamá y sus hermanos Trevor y Rogan.

“Nos sacaron del carro, nos empujaron al suelo y se fueron”, continuó el niño en su relato. Su hermana Kylie tenía un disparo en un pie y el bebé Brixton un tiro en pecho. “Caminé hasta que ya no pude cargarlo”, relató Devon. “Entonces lo puse en un matorral porque a mi no me hirieron ni nada y ellos estaban sangrando gravemente así que me quise apurar”.

A Devin le tomó seis horas regresar al sitio donde había dejado a sus hermanitos. Durante el duro y largo trayecto el niño sólo iba pensando que los sicarios la seguirián y que en cualquier momento lo iban a alcanzar. “[Solo pensaba] si habría alguien allá afuera tratando de dispararme o seguirme y sobre mi mamá y mis dos hermaos que habían muerto”, aseguró el niño héroe.

El incidente ha resonado a nivel internacional en un año que ha roto récords en el número de asesinatos en México, país que se ha convertido en la quinta nación más peligrosa para los niños en todos el mundo. De acuerdo a la revista mexicana Proceso, desde que el presidente Manuel López Obrador asumiera la presidencia han fallecido 796 niños y adolescentes en dicho país, que ahora supera en peligrosidad a Irak y Siria.

“Para ser honestos, mi hijo es un héroe porque ha dado su vida por sus hermanos y hermanas”, aseguró al respecto David Langford, padre del menor a la mencionada cadena. “No solo he perdido a mi esposa y a dos hijos, pero ahora [hay que añadirle] el tener que mudar a mi familia realmente sin tener un sitio a dónde ir”.

“Ella era una buena persona”, finalizó el pequeño Devin para recordar a su querida madre Dawna. “[Fue] una mujer valiente que trató de salvar a sus hijos”.