Cientos de estudiantes hicieron su emotivo regreso a la Marjory Stoneman Douglas, sede de un tiroteo en el que perdieron la vida 17 personas.

Por Mayra Mangal
Febrero 26, 2018
Anuncio

Cientos de estudiantes de la Marjory Stoneman Douglas Highschool hicieron su emotivo regreso al plantel escolar a menos de dos semanas de un tiroteo realizado por un adolescente con problemas mentales que dejó 17 muertos.

Fotos y videos publicados por distintos medios locales mostraron a los jovencitos ingresando a la institución de estudios superiores este domingo por la tarde. La mayoría tomaban fotos, caminaban acompañados de sus padres o intercambiaban abrazos con amigos y profesores, a muchos de los cuales no veían desde el tiroteo que realizó Nikolas Cruz, de 19 años, la tarde del 14 de febrero.

En redes sociales comenzaron a circular imágenes que mostraban el ingreso al plantel entre flores, carteles de apoyo enviados a la escuela por colegios de diversas partes del país y patrullas que vigilaban el ingreso al edificio. Muchos de ellos usaban camisetas que rezaban “Douglas Strong” y “Parkland United”. En dicha institución estudian aproximadamente 3,000 jóvenes.

De acuerdo con The New York Times, la apertura del plantel fue lo que la policía del condado de Broward denominó como una “reapertura en fases”. Los profesores y el resto del personal reanudarán actividades este lunes y martes. Por su parte, los estudiantes regresarán a clases el miércoles, aunque éstas se realizarán solo hasta las 11:40 a.m.

Sin embargo, el edificio que fue escenario de la masacre permanecerá cerrado y por ahora permanece aislado con una valla. Tanto las autoridades escolares, como los padres de familia han pedido que este sea demolido y que en su lugar se construya un monumento en honor a las víctimas.

Martin Duque

Por otra parte, también este domingo se llevó a cabo el funeral del estudiante mexicano Martín Duque, de 14 años, última víctima en ser sepultada. El jovencito era parte del Cuerpo de Entrenamiento Juvenil de Oficiales de Reserva (JROTC, por sus siglas en inglés) y fue condecorado por el ejército con una medalla póstuma.

“La última vez que lo vi estaba en una mesa tomando su almuerzo”, dijo al diario Miami Herald José Hoyos, amigo de la víctima. “Nos estábamos riendo, pasándola súper, como siempre. Estoy contento de que sea así como pueda recordarlo: sonriendo. Espero que otros lo recuerden así también”.