La proliferación de agresiones y expresiones racistas y xenófobas contra asiáticos por el origen de la pandemia de coronavirus ha puesto en alerta a las autoridades.

Anuncio

La paranoia y la desinformación en torno a la pandemia del COVID-19 ha generado la proliferación de agresiones xenófobas y racistas contra personas de origen asiático, tanto en Estados Unidos como en otros países afectados por  el coronavirus.

Usuarios de redes sociales como Twitter o Instagram han  divulgado videos que muestran  ataques violentos  contra personas de origen asiático en estaciones de trenes, supermercados o  en la calle.

De acuerdo con la BBC, tres hombres y una mujer china fueron agredidos por un grupo de personas en Southampton, Nueva York, poco después de las 8 p.m. del martes cuando iban caminando por las calles con sus máscaras de protección. Las autoridades aún no tienen ningún sospechoso bajo arresto.

Otro incidente denunciado tuvo lugar en Forest Hill, en El Barrio neoyorquino de Queens, donde se arrestó a Raúl Ramos, de 44 años, por atacar verbalmente la semana pasada a un hombre que llevaba a su hijo de 10 años a la escuela, reportó el New York Post.

El departamento de Policía de Nueva York hizo un llamado a quienes sean testigo de algún tipo de incidente racista, tanto verbal como físico, a que lo denuncien a las autoridades para que se pueda dar seguimiento al caso.

Países como Reino Unido también han registrado crímenes de odio. Según Time, un estudiante de Singapur de 23 años, Jonathan Mok,fue golpeado de gravedad en la cara y diferentes partes del cuerpo por un grupo de cuatro personas. Producto de la golpiza tuvo que someterse a una cirugía de emergencia.

La Naciones Unidas, a través la comisionada de los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, hizo un llamado al respeto y combatir la "estigmatización" contra ciertas nacionalidades o colectivos por el miedo a posibles contagios.

Michelle Bachelet, Chile
Credit: Sebastián Vivallo Oñate/Agencia Makro/LatinContent/Getty Images

"La dignidad y los Derechos Humanos deben estar en el centro de los esfuerzos, no ser atendidos a continuación", resaltó la expresidenta de Chile, quien llamó a las instituciones gubernamentales a garantizar que todas las personas tienen acceso al tratamiento, especialmente "las más vulnerables", independientemente de que pueda o no pagarlo o de posibles "estigmas".