Aunque parezca increíble la organización no tiene suficiente dinero para pagarle a los agentes que están dispuestos a dar su vida para proteger la del presidente y la de su familia.

Anuncio

Estados Unidos está viviendo un momento histórico en el que se están viendo cosas que nunca antes se habían visto, y en muchos niveles. El más reciente: El Servicio Secreto se está quedando sin fondos.

El día de hoy se supo que la institución ya no puede pagar cientos de agentes que necesita para llevar a cabo una misión de protección ampliada – en gran parte debido a la magnitud de la familia del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y los esfuerzos necesarios para asegurar sus múltiples residencias alrededor del país.

En una entrevista con el diario USA Today, el director de Servicio Secreto, Randolph “Tex” Alles, dijo que más de 1.000 agentes ya alcanzado el límite del presupuesto federal para sus salarios y las asignaciones de tiempo extraordinario que estaban destinados a durar todo el año.

Enrique Peña Nieto y Donald Trump

Según Alles, la agencia se ha enfrentado a una carga de trabajo aplastante desde el apogeo de la temporada electoral y ésta se ha mantenido en los primeros siete meses del nuevo gobierno.

¿Qué es lo que ha ocasionado que los fondos de un año que tenía esa entidad se liquiden en tiempo récord? El diario apuntó al hecho de que el presidente ha viajado casi todos los fines de semana a sus propiedades en Florida, Nueva Jersey y Virginia, mientras sus hijos adultos tampoco han estado en un solo sitio, y han estado viajando tanto por placer como por vacaciones, dentro y fuera de Estados Unidos.

“El presidente tiene una familia numerosa, y nuestra responsabilidad es requierida de acuerdo a la ley”, dijo Alles. “No puedo cambiar eso. No tengo flexibilidad”.

Otro elemento que aumentó los costos es la cantidad de personas a las que se debe dar protección. Bajo la presidencia de Barack Obama solo se le daba ese servicio a 31 personas mientras que en la de Trump a 42.

La crisis financiera de esa institución es tan seria que Alles está solicitando a los legisladores que eleven el salario combinado y el límite de horas extras para los agentes, de 160 mil a 187 mil dólares anuales. Sin embargo, él aclaró que aún si se aprueba esa solicitud, su organización no tendrá recursos para compensar a 130 agentes veteranos por las cientos de horas extras de servicio que han acumulado ya de manera combinada.