Muchas personas tienen que acudir a trabajar por necesidad y se juegan la vida, pese a la recomendación del gobierno de quedarse en casa ante la pandemia del Covid-19.

Anuncio

A medida que la pandemia del coronavirus avanza, los edificios de Nueva York y Miami y de tantas otras oficinas del mundo se van vaciando más y más de personas que por refugiarse de la cuarentena, optan por trabajar desde sus casas… Pero eso es un privilegio que no todos pueden permitirse: muchos continúan trabajando a pesar de enfrentarse a un virulento brote que puede costarles la vida.

En un artículo publicado hoy por The Wall Street Journal, Laureen Weber entrevistó Elsa Romero, una de esas personas que no puede permitirse el lujo de refugiarse en su casa hasta que pase la amenaza del Covid-19.

Policía en Times Square /Coronavirus
Credit: Ciro Gutierrez

La Señora Romero vive al noroeste de Miami y tiene que tomar cada día dos autobuses para llegar hasta los lugares que limpia, dos horas de trayecto para ir, dos para volver. La hondureña lleva veinte años dedicada en cuerpo y alma a limpiar casas y oficinas. “Me da un poco de ansiedad cuando voy en el bus”, confiesa ante los consejos que frente a la pandemia aconsejan no salir.

Coronavirus story
Credit: Getty Images

Pese a ser diabética, limpia dos pisos del Miami Tower y con ello gana alrededor de 800 dólares al mes para cubrir sus necesidades básicas, incluyendo su seguro médico.

“No puedo quedarme en casa porque si no trabajo, no cobro”. Tampoco tiene derecho a tomarse días por enfermedad pagados. “No tengo un plan B”, aseguró. “No puedo aplicar para ningún otro trabajo porque todo está cerrado. Sería terrible.”

Este es sólo una ejemplo de la difícil situación que enfrentan millones de personas en los Estados Unidos en este duro momento para la economía, en la que reina la incertidumbre a causa del coronavirus.