Miriam Rodríguez Martínez, una activista a favor de los desaparecidos en México que perdió a su hija a manos del cartel de los Zetas, fue asesinada el Día de la Madre tras recibir amenazas.

Por Mayra Mangal
Mayo 12, 2017
Anuncio

Una madre que perdió a su hija a manos del temible cartel de los Zetas en México, y desde entonces ayudaba a víctimas de la violencia, fue asesinada en el estado fronterizo de Tamaulipas el miércoles, en pleno Día de la Madre.

Miriam Rodríguez Martínez logró descubrir quién había asesinado a su hija en 2012 y la información que brindó a las autoridades fue vital para la detención de los asesinos. Pero, según la BBC, uno de ellos escapó de prisión en marzo y desde entonces la activista comenzó a recibir amenazas.

Colegas y amigos de la fallecida aseguraron que había solicitado protección a la policía, pero sus peticiones fueron ignoradas.

En conferencia de prensa, el procurador de Tamaulipas Irving Barrios negó que se hubieran desoído a Rodríguez y señaló que que patrullas rondaban su casa 3 veces al día, algo que la familia niega eso.

Rodríguez Martínez saltó a la escena pública cuando localizó los restos de su hija Karen Alejandra en una fosa común en 2012. Desde entonces, se había convertido en una defensora de los familiares de desaparecidos y hasta el día de su muerte lideraba la entidad Colectivo de Familiares de Desaparecidos en San Fernando, Tamaulipas, población donde vivía y falleció.

Conocida por su carácter fuerte, su energía positiva y, sobre todo, su valor, ayudó también a bloquear el secuestro de su marido al perseguir en su propio auto a un grupo de Zetas y dar parte a la policía, que logró detener a los sujetos.