Cody Weir, un vagabundo de 25 años, es sospechoso de haber matado a puñaladas a Carina Rodríguez, una madre de 23 años, en el gimnasio de su edificio.

Anuncio

Un vagabundo es el sospechoso de dar muerte a una joven madre hispana mientras esta se ejercitaba en un lujoso complejo de apartamentos en Indianápolis.

El impactante crimen sucedió este viernes hacia las 2:44 a.m., hora local, cuando Carina Rodríguez, de 23 años, estaba en el gimnasio del edificio. Cámaras de seguridad captaron el momento en que Cody Weir, un vagabundo de 25 años con historial policíaco, entró en el lugar luego de que Rodríguez le permitiera el acceso.

Al parecer, la mujer abrió la puerta luego de que el hombre le pidiera entrar para beber agua, según reporta FOX 59.

Un minuto después, Weir sacó un cuchillo y apuñaló a la mujer salvajemente. Las cámaras captaron cómo Rodríguez trastabilló hacia su bolso y sacó un iPad para tratar de pedir ayuda, pero fue demasiado tarde.

Su cuerpo sin vida fue encontrado en un charco de sangre por dos residentes del edificio a horas tempranas del viernes.

“Dicen que fueron a ejercitarse y que encontraron el cuerpo sin vida en el gimnasio”, dijo Adam Lottes, compañero de piso de los residentes que encontraron a Rodríguez. “[Mi compañero] me dijo que entró a hacer ejercicio en la mañana y nada más vio un cuerpo en su propio charco de sangre”.

Rodríguez era originaria de Texas y se había mudado recientemente a Indiana para cursar estudios médicos y sacar adelante a su hijo, según People.

El arresto del sospechoso se produjo gracias a que la policía hizo publico parte del video solicitando ayuda para identificar al sujeto. De inmediato comenzaron las llamadas de personas señalando a Weir.

Cuando fue detenido, el acusado dijo que estaba enojado y tratando de calmarse, y que por eso quería beber agua. El sujeto confirmó que su víctima le había abierto la puerta y que él llevaba un cuchillo, pero dijo no recordar bien lo sucedido más allá de que había “golpeado” a Rodríguez con el arma.

El jefe de la policía de la policía metropolitana de Indianápolis, Bryan Roach, dijo que las autoridades estaban muy confiadas de haber arrestado al hombre correcto.

“Te podías dar cuenta de que él sabía por qué estábamos ahí”, afirmó a WXIN. “Estaba medio lacrimoso al principio, pero sabía lo que estaba pasando, creo que lo veía venir”.

Weir fue culpado de violación en 2013 y confinamiento involuntario criminal con armas en el condado de Hendricks, para ser exonerado posteriormente por un juez.

Por otra parte, Jessica Haines, una mujer que conocía a Weir desde la secundaria, reveló que la noche de los hechos le había enviado una serie de mensajes inapropiados.

Sé de al menos otras 11 mujeres que recibieron el mismo tipo de mensajes alrededor de la misma hora”, dijo la mujer a FOX 59. “Honestamente, esto no me sorprende”, añadió la mujer. “Lo que me sorprende es que no haya sucedido antes”.