La policía de Flagstaff aseguran que niño fallecido y su hermano de 7 años estaban desnutridos. Presuntamente los encerraban en un clóset para que no se robaran la comida mientras sus padres dormían.

Anuncio

Los padres y la abuela de un niño de 6 años fueron arrestados bajo cargos de abuso infantil y homicidio en su casa de Arizona tras la muerte del pequeño, que no pudo ser reanimado cuando se le practicaron los primeros auxilios.

La policía de Flagstaff descubrió el cadáver del pequeño luego de recibir una denuncia telefónica que los llevó a la casa de Anthony José y Elizabeth Archibeque-Martínez, de 23 y 26 años respectivamente, y Ann Marie Martínez, de 50 años, quienes estaban a cargo del pequeño y sus hermanos de 7, 4 y 2 años.

Las autoridades dijeron que tanto los padres como la abuela del pequeño admitieron que lo mantuvieron en un clóset junto a su hermano de 7 años “porque se robaban la comida por las noches mientras sus padres dormían”. La causa precisa de la muerte aún se desconoce.

También señalaron que los niños mayores se encontraban desnutridos y no aparentaban su edad, mientras que los más pequeños parecían estar sanos y no padecer de malnutrición, como sus hermanos.

De acuerdo a la cadena NBC, el pequeño de 7 años fue trasladado con sus hermanos a un hospital local. La custodia de los menores fue entregada al departamento estatal de Seguridad Infantil (DCS).

Según People, esta no es la primera vez que la familia aparece en el radar del DCS, ya que en febrero del 2013 se recibió una denuncia de de abuso hacia a uno de los niños. En esa ocasión, sin embargo, no se encontraron fundamentos a las acusaciones, según un comunicado del DCS.

Las autoridades están investigando si alguien conocía la situación de abuso que se estaba produciendo en esa casa. La policía explicó que es inusual que algo de esa magnitud pase desapercibida en una comunidad tan pequeña como en la que reside la familia.

Los padres y la abuela se encuentran tras las rejas y deberán enfrentar la justicia y responder a lo sucedido.

Si sospecha de abuso infantil, llame al 1-800-422-4453. Todas las llamadas son confidenciales.