Luego de que su esposo anunciara que no asistirá a la investidura de su sucesor, Joe Biden –el primer presidente saliente que se salta la ceremonia en 152 años– la primera dama también le sigue los pasos con su mensaje de despedida.

Anuncio

Luego de que el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara que no asistirá a la ceremonia de investidura de Joe Biden este miércoles, la primera dama Melania Trump también decidió romper con las tradiciones que se han seguido en anteriores traspasos de mando.

Así lo reveló Ashley Biden, la hija mayor del presidente electo en Usa Today cuando le preguntaron si su madre Jill Biden había recibido alguna confirmación de que los Trump los iban recibir a la entrada de la Casa Blanca, como suele suceder cuando la mansión presidencial cambia de ocupantes.

Inauguración presidencial de Donald Trump
Credit: Photo by Kevin Dietsch-Pool/Getty Images

"No, no creo que vayan a hacer el tradicional protocolo lo cual es desafortunado, pero creo que estamos todo bien con eso", dijo la activista social y filántropa de 39 años.

Según la tradición, la primera dama saliente recibe a su sucesora para tomar un té y le hace un recorrido de la Casa Blanca en el intervalo entre el día de las elecciones y el de la investidura.

Sin embargo, Melania y su esposo tienen planeado volar a su hogar en Mar-a-Lago, Palm Beach, FL, desde la base Andrews en Washington sin asistir a la investidura ni dar la bienvenida a la Casa Blanca a los Biden, informó Business Insider.

La primera dama compartió un video de despedida a través de sus redes sociales en el que agradeció a los estadounidenses por el "mayor honor" de su vida.

"Los últimos cuatro años han sido inolvidables. Cuando Donald y yo concluimos nuestro tiempo en la Casa Blanca, pienso en todas las personas que me he llevado a casa en mi corazón y sus increíbles historias de amor, patriotismo y determinación. Veo las caras de valientes jóvenes soldados que me han dicho con orgullo en sus ojos cuánto les encanta servir a este país. Para cada miembro que cumple servicio y para nuestras increíbles familias militares: ustedes son héroes y siempre estarán en mis pensamientos y oraciones", dijo.

En su discurso agradeció también a todo el personal de salud y trabajadores de primera línea que están trabajando para salvar vidas en medio de la pandemia de la COVID-19 y pidiendo a los estadounidenses que "recuerden que la violencia nunca es la respuesta".

"En todas las circunstancias, le pido a todos los estadounidenses que sean embajadores de Be Best", señaló, en referencia a su iniciativa contra del bullying. "Centrarse en lo que nos une. Para elevarnos por encima de lo que nos divide. Elegir siempre el amor sobre el odio, la paz sobre la violencia y a los demás antes que a ti mismo".