Una madre de 16 años y su bebé de 10 meses están entre las víctimas de la brutal matanza de una familia hispana en California. Los detalles del caso.
Anuncio

Seis miembros de una familia hispana fueron brutalmente asesinados en Goshen, una comunidad agrícola en California. Entre las víctimas están una madre de 16 años y su bebé de 10 meses. Según las autoridades la vivienda donde ocurrió la tragedia estaba siendo investigada por supuesto tráfico de drogas, reporta Univision.

Al menos dos hombres ejecutaron la matanza. "Estamos buscando debajo de cada piedra", dijo Mike Boudreaux, el alguacil de Tulare. "Esta gente será traída ante la justicia".

Un sobreviviente llamó al 911 para reportar el tiroteo. Tres personas lograron escapar con vida y esconderse de los agresores. Las víctimas han sido identificadas como: Jennifer Analla, de 50 años; Rosa Parraz, de 72 años; Eladio Parraz Jr, de 52; Marcos Parraz, de 19; Alissa Parraz, de 16 años, y su bebé de 10 meses, Nycholas Parraz.

Los asesinos dejaron tirados los cuerpos de la joven madre y su bebé fuera de la casa. La policía sospecha que la adolescente trató de huir con su hijo en brazos y les dispararon a ambos en la cabeza, a corta distancia.

Six people were killed at a home in Goshen, California over the MLK holiday weekend
Credit: Gary Coronado/Los Angeles Times via Getty Images

"Creemos que la madre adolescente estaba escapando del lugar", dijo Boudreaux, enfatizando que este "no fue un acto de violencia al azar". Las autoridades sospechan que la familia pudo haber sido asesinada por narcotraficantes.

Six people were killed at a home in Goshen, California over the MLK holiday weekend
Credit: Carolyn Cole / Los Angeles Times via Getty Images

Samuel Pina, el abuelo de Alissa, la madre de 16 años, y bisabuelo de Nycholas, el bebé que murió dijo a Associated Press: "No me cabe en la cabeza qué clase de monstruo podría hacer algo así".

"No sabemos si es un tiroteo relacionado con pandillas, con un cartel o una combinación", dijo Boudreaux sobre los asesinatos. La Administración para el Control de Drogas (DEA) y la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) se ha sumado a la investigación.