Unos jóvenes padres en Indiana enfrentan cargos de negligencia y asesinato por la muerte del pequeño de tan solo 2 meses. No lo alimentaban porque no lloraba, según las autoridades.
Anuncio

Las autoridades de Indiana arrestaron a una joven pareja de padres tras encontrar muerto a su bebé de dos meses de nacido. Caylin Monroe, de 23 años, y Jakob Scott, de 22, enfrentan cargos de asesinato y negligencia de un menor dependiente con resultado de muerte, reportó People.

El pasado mes de febrero, la oficina del Sheriff del Condado de Warrick respondió a una llamada de emergencia en la que se reportó que un bebé estaba inconsciente. Al llegar al lugar, las autoridades encontraron al recién nacido Silas Chance-Kent Scott sin vida, según al canal local News 14.

La autopsia reveló que el pequeño murió por falta de alimento.

La madre aparentemente expresó a la policía que su hijo había nacido "pequeño, pero saludable", según documentos obtenidos por People, pero que tenía dificultad para crecer. También declaró que su madre, la abuela de Silas, estaba preocupada por el tamaño de su hijo.

"Caylin manifestó que su mejor amiga, Grace Hudson, preguntó por qué [Silas] estaba tan pequeño", de acuerdo a la declaración. "Caylin comentó que 'sí, él está un poco pequeño'. Caylin dijo que pensaba que algo estaba mal con Silas, pero nunca tenía tiempo de llamar o pedir un nuevo pediatra".

Caylin Monro and Jakob Scott
Caylin Monro and Jakob Scott
| Credit: WARRIK COUNTY SHERIFF'S OFFICE

Durante el interrogatorio, la joven madre declaró a la policía que había alimentado al pequeño, pero la autopsia no encontró rastro de ningún tipo de fórmula o leche en el estómago del bebé. Entonces, aparentemente, admitió que en ocasiones olvidaba alimentar a su hijo si no hacía ruido o si ella estaba ocupada atendiendo a sus otros hijos.

El reporte detalla que el Departamento de Protección al Menor de Indiana investigó a la madre anteriormente por un incidente con uno de sus otros hijos, por lo que le fue requerido mantener un registro de cómo alimentaba a ese hijo.

Durante la investigación, el padre confirmó que no alimentaban a Silas si no lloraba y admitió que ignoraba si había comido el día de su muerte.

La pareja se encuentra tras las rejas sin derecho a fianza. Se desconoce el paradero y condición de los otros hijos.