El reconocido chef Mario Batali abandona su trabajo después de ser acusado por cuatro mujeres de acoso sexual

Por Redacción People en Español
Diciembre 11, 2017
Anuncio

Así es señoras y señores, otra gran personalidad cae de la cima ante acusaciones de conducta sexual impropia hacia diversas damiselas. Esta vez fue el turno del famoso chef y empresario Mario Batali, quien fue acusado por cuatro mujeres de acoso sexual, así lo dio a conocer el día de hoy Eater.

Según la publicación, hasta el momento se sabe que tres de las cuatro demandantes trabajaban para Batali y otra más se desempeñaba en la industria de la cocina. Una de las acusadoras dijo que hace exactamente una década durante una fiesta, el chef se tropezó con ella y le derramó el café en la camisa, Batali aprovechó para acariciarle un pecho y le dijo que lo dejara ayudarle. Al instante la mujer se alejó del cocinero. Otras dos mujeres narraron hechos similares, pues Batali también alegadamente les tocó los senos. Otra de las afectadas por su parte, confesó que el empresario la tomó por la espalda y la presionó contra él.

Hasta el momento, ninguna de las víctimas ha querido desvelar su identidad, según ellas por miedo a las represalias. “Él siempre ha tenido la clara intención de ocultar sus conductas inapropiadas”, dijo una de las denunciantes. “El nivel de venganza es escalofriante. Entonces, nunca se me ocurrió compartir lo que sucedió”.

El chef que es dueño de 24 restaurantes y coanfitrión del programa The Chew aceptó su mala conducta y a través de un comunicado enviado a Eater pidió disculpas. “Me disculpo con la gente a la que he tratado mal y he herido. Aunque las identidades de la mayoría de las personas mencionadas en estas historias no me han sido reveladas, muchos de los comportamientos descritos coinciden, de hecho, con los modos en los que he actuado”, escribió. “Ese comportamiento estuvo mal y no hay excusas. Acepto toda responsabilid y estoy profundamente apenado por el dolor, la humillación o el malestar que he causado a mis colegas, trabajadores, clientes, amigos y familiares”.

De hecho, no solo las acusaciones de las mujeres han salidos a la luz, pues Steve Crane, exsocio de Batali, también reveló que muchas de las trabajadoras le comentaron en diferentes ocasiones que el chef había tenido comportamientos inapropiados a la par de que hacía comentarios que eran subidos de tono. Crane confesó que tras haber hablado con el cocinero sobre los incidentes, él adoptó una actitud agresiva y prepotente hacia las empleadas que se habían quejado sobre su conducta.

Después de que estallara esta bomba, un portavoz de Batali & Bastianich Hospitality Group dijo a Eater que la historia salió a la luz, hace exactamente dos meses, cuando una de las empleadas de Batali informó que había sido acosada por el chef, a quien se le pidió que cambiara su comportamiento.

De igual forma, la empresa, a través de un comunicado, se comprometió a realizar una investigación más profunda para averiguar si ha habido otros casos similares. “Tomamos estas acusaciones muy en serio. Estamos orgullosos de ser un lugar seguro para nuestros trabajadores, un entorno donde puedan crecer en igualdad de oportunidades y sentirse libres de cualquier discriminación. Tenemos fuertes políticas para castigar cualquier comportamiento inadecuado”, se lee en el escrito. “Nuestros empleados conocen estas normas y les invitamos a denunciar cualquier conducta inapropiada. A lo que añaden: el señor Batali y nosotros [el resto de socios de la empresa] hemos acordado que lo mejor es que se aleje de las operaciones de la compañía, entre las que figuran los restaurantes, de manera inmediata”.

Y claro que a Batali no le quedó de otra más que decir adiós. “Tengo trabajo que hacer para tratar de ganarme de nuevo la confianza de aquellos a los que he herido y decepcionado. Por este motivo, he decidido apartarme del día a día de mis negocios. Construimos estos restaurantes para que nuestros invitados pudiesen divertirse y mimarse, pero lo llevé demasiado lejos con mi comportamiento. No cometeré este error de nuevo”, dijo Batali en su comunicado. “Quiero que la gente que trabaja o coma en cualquier sitio que esté asociado conmigo se sienta cómoda y segura”.

El chef también dejará The Chew, programa del que ha sido coanfitrión desde el 2011. “Le hemos pedido a Mario Batali que se distancie de The Chew mientras revisamos las acusaciones que recientemente nos han llamado la atención”, dijo un portavoz del programa en un comunicado a People. “La cadena ABC toma cosas como esta muy en serio, ya que estamos comprometidos con un entorno de trabajo seguro. Si bien desconocemos cualquier tipo de comportamiento inapropiado que lo involucre a él o a cualquier persona afiliada al programa, abordaremos rápidamente cualquier presunta violación de nuestros estándares de conducta”.

En sí, este no es el primer escándalo en el que Batali se ha visto involucrado; en el pasado el chef llegó a los tribunales por quedarse con las propinas de sus empleados. El chistecito le salió en más $5 millones que tuvo que pagar para dar fin a la disputa legal.

Batali nació en Seattle, donde fue lavaplatos en una pizzería y poco a poco fue ascendiendo hasta hacerse cocinero. Está casado desde 1995 con Susi Cahn, con quien tiene dos hijos.