November 08, 2018 09:42 PM

Cinco días después de que su madre supuestamente le disparara en la cabeza, Kloee Tolivar, de 16 años, murió en un hospital de Oklahoma. Aunque no pudieron salvarla, los órganos de la adolescente serán donados y salvarán ocho vidas, según sus médicos. El 1 de noviembre la madre de Kloee, Amy Leann Hall, supuestamente le disparó a su hijo Kayson, de 18 años, y a Kloee, mientras dormían.

Según las autoridades, Hall, de 39 años, también le disparó a su hija menor, de 14 años, quien estaba en la misma habitación de Kloee, hiriéndola en la cabeza y el cuello. Su hija menor, que la policía no ha identificado por nombre, logró escapar y esconderse en el baño, donde pudo convencer a su madre de que dejara el arma, según reportes de las autoridades.

Kloee Toliver/Facebook

“Ella la pudo calmar”, dijo el investigador del condado de Okmulgee Duston Todd a PEOPLE. “Eso es heroico, enfrentar a alguien que te trató de matar”. Un amigo de Kayson que estaba durmiendo en su habitación llamó a la policía y le contó lo sucedido. “Esto fue algo que ocurrió de momento”, añade Todd de la tragedia. “Nadie lo esperaba. Todos estaban sorprendidos”.

Okmulgee County Jail/AP/Shutterstock

Después del tiroteo, la madre huyó en su auto pero fue perseguida por varias millas por la policía hasta ser arrestada. Hall enfrenta cargos de homicidio en primer grado y cargos por haber disparado con intención. La madre tendrá que presentarse en la corte el 29 de noviembre. Su hija menor se encuentra en condición estable.

Kayson Toliver/Facebook

Todd describe el incidente como un acto de violencia indescriptible: “Es pura maldad”. Según una declaración jurada obtenida por PEOPLE, Hall le dijo a la policía inicialmente que no sabía porqué le había disparado a sus hijos. Luego supuestamente les dijo a las autoridades que ella los estaba protegiendo de su esposo, de quien se estaba divorciando y quien según ella había sido abusivo. “Una parte de mi pensó que los estaba salvando”, dijo.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST