Tras quedar desempleada durante la pandemia del coronavirus, Kenia Madrigal y sus cuatro hijos tuvieron que abandonar el apartamento donde vivían porque la joven madre ya no podía pagar la renta. Hoy cuenta la odisea de vivir en su carro por falta de un hogar.

Por Lena Hansen
Agosto 20, 2020
Anuncio

Kenia Madrigal y sus cuatro hijos viven en su carro en Houston. La joven madre quedó desempleada como muchas otras personas afectadas por la crisis económica que trajo la pandemia del coronavirus. Tras no poder pagar la renta de su apartamento, fue desalojada con sus hijos y ahora viven en su automóvil. “Lo que necesito es un hogar para mis niños, nunca en mi vida espere esto", dijo entre lágrimas.

El padre de los niños la ayuda con la manutención de sus hijos pero él también quedó desempleado. La madre cuenta desconsolada que no es tan fácil que un familiar o amigo te reciba en su casa cuando tienes cuatro hijos. “Desde junio no tengo donde vivir, me he quedado con algunos amigos, pero con cuatro hijos es mucho para una persona, no me he podido quedar mucho tiempo”, reveló al canal Univision 45 en Texas.

Credit: GOFUNDME

Si bien Madrigal pudo conseguir otro trabajo, solo le pagan $11.50 la hora, lo cual no le alcanza para pagar el alquiler de una vivienda. Con su salario actual solo puede pagar la mensualidad de su carro y su seguro de auto.  La madre desesperada confiesa que esta experiencia ha sido traumática para ella y sus niños, de 1, 3, 8 y 11 años. “Algunas veces llevo a los niños a pasar las horas en el parque, a veces vamos a caminar y cuando llega la noche saco los ‘car seats’ del carro, acuesto los asientos, tenemos cobijas, los tres chiquitos se duermen atrás, mi hijo grande y yo al frente”, contó.

La madre ha aplicado para recibir ayuda del gobierno a las personas afectadas por la pandemia pero aún no ha logrado ningún beneficio. Madrigal está preocupada porque las clases de sus hijos mayores comenzarán de manera virtual el 8 de septiembre y no sabe cómo los pequeños podrán conectarse a una computadora y estudiar en la situación actual que tiene la familia. “Solo tengo desde hoy hasta septiembre 8 para saber cómo van a ir a la escuela, necesitan ir a la escuela, pero sin tener un hogar para poder darles la computadora para que puedan hacer las clases virtuales, no se cómo le voy a hacer”, admitió. “Nunca, nunca pensé pasar algo así, lo que más me duele es que mis hijos estén pasando por esto, cuando estén grandes lo van a recordar. Ni niña me pregunta que ¿cuándo nos vamos a la casa? y yo no se que decirle”.

Al ver la crisis que atravesaban Kenia y sus hijos, una amiga creó una cuenta de GoFundMe para la madre, en la que gracias a generosas donaciones de la comunidad, ya ha recaudado más de $50 mil dólares. "Wow, gracias. Kenia y sus hijos están felices", escribió su amiga Chelsea Monroe, quien creó la cuenta de donaciones para Madrigal. "No saben cuánto estrés le ha causado todo esto".