La cámara de la celda grabó las fuertes imágenes de la joven teniendo sola a su hijo sin ningún tipo de asistencia sanitaria. El caso está ahora en manos de la justicia.

By Teresa Aranguez/NYC
August 30, 2019 01:48 PM

Podría ser perfectamente la escena de una película. Pero no lo es. Diana Sánchez no es una actriz de Hollywood ni estaba fingiendo. Ella es la mujer hispana que dio a luz a su bebé en una celda de una prisión en Denver donde cumplía condena.

El habitáculo donde se encontraba contaba con una cámara que grabó las impactantes imágenes que ahora recorren el mundo. En su noveno mes de embarazo, la ya mamá empezó a sentir los síntomas del parto. Incómoda, la mujer se mostraba inquieta y moviéndose de un lado para el otro.

A pesar de intentar varias veces avisar a los guardias de seguridad de que había roto aguas y tenía contracciones, nadie le hizo caso. A Diana no le quedó más remedio que volver a la cama donde se tumbó y comenzó el proceso de parto.

La escena es del 31 de julio del 2018 cuando la mujer de 27 años se encontraba presa por robo de identidad. Justo un año después Diana ha interpuesto una demanda contra el departamento de prisiones y el condado por la falta de asistencia médica en una situación donde su vida y la de su hijo corrían peligro.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

"La señora Sánchez tuvo que enfrentar esta experiencia horrible pese al hecho de que había varios enfermeros del departamento de Salud de Denver y varios funcionarios carcelarios que sabían que llevaba horas en trabajo de parto, que habían pasado días de la fecha en la que tenía previsto dar a luz y que se le había roto la fuente horas antes"; explica el escrito legal.

La demanda también hace referencia a la falta de medios médicos tras la llegada al mundo del bebé para tratarle como requería, violando así "los derechos constitucionales de la señora Sánchez y su bebé", prosigue el documento.

Las autoridades carcelarias se han defendido asegurando que los funcionarios sí hicieron todo lo necesario en estos casos solicitando una camioneta que se encargaría de llevar a la joven al hospital. Pero también añadieron que antes tenían que acabar con el proceso de ingreso de las nuevas reclusas.

El caso ya está en manos de la justicia y sólo ella dirá quién lleva la razón. El bebé y la mamá están sanos y a salvo a la espera de esta resolución.

Advertisement