Angeli Rose Gómez denuncia que fue esposada por alguacil federal afuera de la escuela de Uvalde durante tiroteo. La madre, que logró rescatar a sus hijos, asegura que las autoridades la quieren silenciar.
Anuncio

Angeli Rose Gómez logró sacar con vida a sus hijos de la escuela de Uvalde. Afortunadamente, sus hijos no están entre las 21 víctimas del tiroteo. Sin embargo, la madre denuncia que fue esposada por un alguacil federal a las afueras de la escuela durante la masacre, reporta PEOPLE.

Gómez alega que fue amenazada para que no contara su historia. Sin embargo, no se dejó silenciar. La mujer revela que fue esposada mientras les rogaba a los oficiales que entraran a la escuela a rescatar a sus hijos.

Sus dos hijos estaban dentro de la escuela elemental Robb ese trágico 24 de mayo cuando Salvador Ramos abrió fuego, matando a dos maestras y 19 estudiantes. Gómez contó a CBS News que corrió a la escuela cuando se enteró de lo que estaba pasando y que el asaltante aún estaba adentro cuando ella llegó.

La mujer podía escuchar disparos y estaba desesperada de pensar que sus hijos aún estaban en la escuela. Al exigirle a los oficiales que entraran a la escuela, Gómez dice que fue esposada durante varios minutos.

Angeli Rose Gomez - Uvalde, Texas shooting
Credit: CBS News

Gómez dice que un alguacil federal la esposó tras ella criticar la respuesta de las autoridades al tiroteo, y que un policía local lo convenció de dejarla libre.

En un mensaje en Twitter el 27 de mayo, los alguaciles federales negaron esta acusación, asegurando que "nunca arrestaron o esposaron a nadie" en el perímetro de la escuela.

Por su parte, Gómez cuenta que después de que le quitaron las esposas, corrió a la escuela a salvar a sus hijos. Fue a los dos salones de clases donde estaban sus hijos y los sacó con vida de la escuela. "Yo estaba pensando que ellos podían haber salvado muchas más vidas", dijo la madre a CBS News. "Ellos podían haber entrado a ese salón de clases".

Angeli Rose Gomez - Uvalde, Texas shooting
Credit: CBS News

Gómez asegura que alguien —que pertenece a las autoridades— está tratando de silenciarla. La madre dice que ha recibido llamadas de alguien amenazándola de que si sigue hablando con la prensa podría enfrentar cargos por obstrucción de la justicia.

A las autoridades les han llovido críticas por su respuesta durante el tiroteo y por no entrar antes a la escuela. "Ellos podían haber hecho algo", dijo la madre a CBS News, lamentando que no enfrentaron al tirador antes. "Ellos estaban siendo más agresivos con nosotros los padres que estábamos dispuestos a entrar ahí".