Aleah Newell, de 20 aõs, was charged  fue acusada de asesinato en primer grado por la murte de sus dos hijos pequeños: a uno lo apuñaló y al otro lo arrojó por la ventana antes de que ella misma se arrojara.

By Mayra Mangal
January 06, 2020 04:23 PM

Aleah Newell, una joven madre de 20 años de Chicago, ha sido acusada de dos cargos de asesinato en primer grado por la brutal muerte de sus dos hijos. A uno lo apuñaló y al otro lo arrojó por una ventana antes de ella misma se lanzara desde un onceavo piso.

La mujer también enfrenta otro cargo por asesinato en pirmer grado por apuñalar a su abuelo de 70 años durante en fatídico incidente.

Según fuentes de la policía del condado de Cook, la mañana del jueves pasado agentes respondieron a un llamado emitido desde los apartamentos Water’s Edge, ubicados en la zona de South Shore.

Cuando llegaron al sitio encontraron a la mujer y a su hijo Johntavis, de dos años, impactados en la acera ubicada a las afueras del edificio donde residía su abuelo, según indicó CBS-Chicago. En el interior del apartamento encontraron al anciano en el suelo “gimiendo en un charco de sangre”.

Los macabros hallazgos continuaron: En la bañera encontraron a Ameer, el bebé de siete meses de la mujer, apuñalado 19 veces en la cabeza. Su cuerpo cubierto de llagas por haber sido sumergido en una baño de agua hirviente, según confirma el reporte policíaco.

La fiscalía asegura que el ataque ocurrió cuando el anciano quiso entrar al baño para usar el WC, según reporta el diario Chicago Sun-Times. Supuestamente la mujer lo golpeó en la cabeza con una toalla y luego lo apuñaló.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En menos de dos segundos la mujer salió del baño, tomó a su hijo mayor y lo arrojó por la ventana hacia la calle. Enseguida ella saltó al vacío, golpeando a su paso un andamio que amortizó su caída.

Inreíblemente, tanto Newell como su abuelo sobrevivieron y ambos permanecen hospitalizados. Por su parte, los menores fueron trasladados al Hospital Pediátrico Comer, donde se pronunció su muerte.

“No sé qué es lo que ocurrió, porqué apuñaló a mis nietos”, exclamó Zera Newell, madre de la sospechosa, a ABC-7 Chicago. La mujer confesó al Chicago-Sun que su hija había intentado suicidarse hace un tiempo y que vivía en un albergue con sus hijos.

“No sé qué es lo que estaba pasando, pero sé que muy dentro de sí ella amaba a sus hijos”, subrayó la destrozada abuela. “Y mis nietos, nunca los olvidaré. Siempre quiero recordar los buenos tiempos que tuvimos por dos años y siete meses”.

Advertisement