Flor Sosa, una jueza y madre hondureña, pide que encarcelen a los violadores de su hija adolescente. Los detalles del caso.

By Lena Hansen
May 21, 2019 01:48 PM

Cientos de personas han salido a las calles en Honduras a pedir justicia por Alejandra, una adolescente de 16 años que fue drogada y violada en La Ceiba. Su madre, la jueza hondureña Flor de María Sosa, estaba con su hija y el resto de la familia de vacaciones en una villa en La Ceiba cuando ocurrió una tragedia. Su madre le pidió a Alejandra que fuera a buscar a otros parientes en el resort y la joven se encontró en el camino a “una persona conocida que de manera muy habilidosa la engaña y la lleva a una villa”, contó Sosa a Primer Impacto (Univision).

Al pasar el tiempo y ver que la adolescente no regresaba, su familia comenzó a buscarla hasta que su madre recibió una llamada de alguien que la había encontrado. La madre encontró a su hija en una villa con visibles muestras de haber sido drogada. La joven le contó que varios jóvenes la habían violado y le pidió que no la dejara dormirse para poder contarlo todo antes de olvidar los hechos. “La primera impresión que me da es lo que luego confirmamos con los médicos: el ultraje, la violación y todos los vejámenes de lo que fue mi hija víctima en ese tiempo que la tuvieron estas personas,” añadió Sosa al programa.

Getty Images

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Sosa es abogada y titular del juzgado de violencia doméstica en La Ceiba e interpuso una denuncia, exigiendo justicia para su hija. El análisis médico revela que a la adolescente le dieron una bebida con una droga y que fue abusada sexualmente. Sin embargo, a varias semanas de la denuncia, ninguno de los presuntos implicados ha sido detenido aún. “Se teme que estas personas pudieran estar interfiriendo en el proceso de investigación”, añadió la madre.

Un sinfín de hondureños han salido a las calles con el cartel “Todas somos Alejandra” exigiendo un castigo para sus violadores, que de ser capturados podrían pasar de 15 a 20 años en la cárcel. En las redes sociales también circulan campañas en contra del abuso sexual a mujeres hispanas.

Merly Eguigure, coordinadora del Movimiento de Mujeres por la Paz informa que en la última década el Ministerio Público de Honduras ha procesado unas 17,000 denuncias de violencia sexual contra menores y que la mayoría de estos crímenes permanecen impunes. “Necesitamos un código penal que castigue severamente a los abusadores de mujeres”, concluye la activista.

 

 

Advertisement


EDIT POST