Menos contagios y muertes, recuperaciones, altas médicas. Después de unas semanas de mucha oscuridad llegan buenas noticias desde Europa.

Por Teresa Aranguez
abril 05, 2020
Anuncio

En este domingo de Ramos recibir buenas noticias es de agradecer. Han sido semanas de noticias negativas, miles de muertes y hospitalizaciones por el coronavirus pero empieza a verse la otra cara de la moneda tal y como informan medios de información europeos.

Este fin de semana nos hemos despertado con unas cifras mucho más alentadoras que muestran objetivamente la ralentización de los casos de enfermos y decesos. Solamente en España la pasada noche del sábado el número de fallecidos se redujo a 674, la cifra más baja en diez días, tal y como ha reflejado el diario español El País.

Lo mismo ocurre con los ingresos en el hospital. “El número de hospitalizados hoy es algo inferior que el de ayer, y el de ayer era algo inferior que el día anterior, y en las UCI’s ocurre lo mismo”, ha explicado María José Sierra, directora adjunta del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias en España.

Su país vecino a orillas del Mediterráneo, Italia, registra 525 víctimas mortales en 24 horas, la menor cifra de fallecidos en las últimas tres semanas. Se trata del segundo país, después de China, en recibir el duro golpe del Covid-19. Han sido necesarias cuatro semanas en confinamiento para poder ver un halo de luz.

No menos importante es destacar el número de pacientes que han vuelto a casa y han ganado la batalla a este terrible virus. En Italia han salido adelante casi 22 mil personas infectadas de coronavirus y en España 30 mil, unos números muy elevados que aportan esperanza en este proceso de recuperación.

La situación en Estados Unidos, uno de los focos más afectados actualmente, sigue siendo alarmante, como lo fue en Italia, España y China. La clave para una evolución en positivo en las zonas más atacadas por el virus en las semanas anteriores, además del uso de guantes y mascarillas, ha sido el distanciamiento social y el encierro en casa.