Sale a la luz la desgarradora grabación del deportista en la que aseguraba que era víctima de un chantaje sexual. El participante de X-Factor sigue en paradero desconocido.
Anuncio

El pasado 29 de octubre del 2022 fue el último día en el que el deportista Levi Davis fue visto con vida. El popular jugador de rugby inglés lleva desaparecido desde esa fecha.

Los hechos tuvieron lugar en Barcelona. Desde entonces, los Mozos de Escuadra de la ciudad y varios detectives privados contratados por la familia, se han encargado de su búsqueda, sin éxito hasta el momento.

Lo que sí se conoce es que no estaba pasando por su mejor momento personal y padecía problemas psicológicos. La aparición de un nuevo video del jugador dando reveladores datos, da pistas de lo que podría haber pasado y quiénes podrían estar implicados en este misterioso caso.

Levi Davis
Levi Davis
| Credit: (Photo by Harry Trump/Getty Images)

Una vez analizado el video por las autoridades, se ha llegado a la conclusión que fue grabado en Ibiza, ciudad española donde se encontraba antes de llegar a Barcelona.

"Mi vida corre peligro", dice. "Esta es una historia de corrupción en la policía y en el gobierno", expresó. En él también aseguraba que estaba siendo extorsionado con un vídeo sexual suyo, grabado hace un tiempo y después de que unas personas lo drogaran sin su consentimiento. "Muchos lo llamarían violación", apuntó el exparticipante del show X-Factor.

Davis publicó este vídeo en Instagram, pero poco después se borró. No estuvo mucho tiempo en su perfil, pero finalmente acaba de ver la luz y aportado más claridad a su caso. Ahora varios medios, entre ellos el periódico español La Vanguardia, lo han compartido.

En cierto momento de la grabación no pudo contener las lágrimas, afirmando que pasó una etapa en Australia donde, según explica, pudo desintoxicarse de la droga: "Vuelvo a tener memoria", expresó.

La investigación sigue su curso y, entre las hipótesis de algunos investigadores, está la posibilidad de haber sido víctima de una trama de explotación sexual e incluso chantajeado por una posible banda de mafia somalí. Nada en este caso está aclarado y comprobado de manera certera ya que siguen recabándose datos e información que no se puede hacer pública.