Un año después de la matanza de los LeBarón en México— donde murieron nueve integrantes de la familia mormona, incluyendo dos bebés gemelos— arrestan a un sospechoso, y Adrián LeBarón habla del trauma que han sufrido los sobrevivientes.

Por Lena Hansen
Noviembre 11, 2020
Anuncio

Hace más de un año ya de la masacre de la familia LeBarón en México. En noviembre 4 del 2019 nueve integrantes de la familia mormona murieron tras ser víctimas de una emboscada en Sonora por hombres armados que abrieron fuego contra las tres camionetas donde viajaban por una carretera desierta. Algunos miembros de la familia iban camino a una boda en un pueblo cercano, mientras que otro estaban regresando a Estados Unidos, reportó PEOPLE. De las nueve de las víctimas, seis eran niños.

Según un comunicado de la oficina del fiscal general, las autoridades arrestaron en México a un sospechoso del asesinato, un hombre identificado como 'Alfredo L', que según las autoridades es integrante de un grupo criminal que opera en el norte de México. El sospechoso fue detenido en la zona fronteriza de Ciudad Juárez.

LeBaron and Langford family
Credit: GoFundMe

Hasta la fecha, 12 sospechosos han sido arrestados en conexión con este famoso caso, pero solo dos de ellos —incluyendo a Alfredo L— enfrentan cargos de asesinato, los otros 10 han sido acusados de posesión ilegal de armas, entre otros cargos.  La familia LeBarón vivía en una comunidad mormona en el norte de México, a unas 100 millas de la frontera de Arizona. Según reportó CBS News, los atacantes dispararon tantas veces que una de las camionetas explotó.

Funeral de las victimas en Mexico
Credit: Marco Ugarte/AP/Shutterstock

Los fallecidos son Christina Marie Langford Johnson, de 29 años; Dawna Langford, de 43; Trevor Langford, de 11; y Rogan Langford, de 2. También murieron en el ataque Rhonita Miller, de 30; Howard Miller, 12; Krystal Miller, 10; y los gemelos Titus y Tiana Miller, de 8 meses. Ocho niños sobrevivieron el violento incidente.

Algunos de los sobrevivientes sufrieron graves heridas, incluyendo un bebé de 9 meses a quien le dispararon en el pecho y un niño de 4 años que recibió un tiro en la espalda. Después de la tragedia, las autoridades mexicanas informaron que el tiroteo podría haber sido causado por una equivocación, y que los atacantes pensaron que quienes viajaban en las camionetas era un grupo enemigo de crimen organizado.

Madelyn Staddon - LeBaron family
Credit: Matt York/AP/Shutterstock

Adrián LeBarón —el padre de Rhonita Miller y abuelo de cuatro niños que fueron asesinados— contó a Daily Mail que los niños que habían sobrevivido aún estaban traumatizados por el tiroteo que les robó a su madre y sus hermanos. Él y su esposa Shalom LeBarón están criando a tres de sus nietos que no estaban en la camioneta donde murieron sus hermanos y su madre Rhonita. "El mayor tiene pesadillas", dijo al diario. "No ha sido fácil, ellos extrañan a su madre".

LeBaron family
Credit: HERIKA MARTINEZ/AFP via Getty Images

Adrián LeBarón asegura que su misión en la vida —además de criar a sus nietos—es lograr que se haga justicia para sus familiares muertos. "Mi propósito es no dejar que sea olvidado". Una página de GoFundMe creada para ayudar a los sobrevivientes ya ha recaudado casi $200,000. Que en paz descansen.