Darryl Clinton, residente en el poblado de Pahoa, en la isla mayor de Hawaii, casi pierde una pierna al caerle una "bomba" de lava ardiendo.

Por Mayra Mangal
Mayo 24, 2018
Anuncio

En una historia como salida de un cuento de ciencia ficción, un residente de Hawaii fue alcanzado por una “bomba de lava” emitida por el volcán Kilauea que casi le parte la pierna en dos y que por poco le cuesta la vda. Y ahora, milagrosamente, vive para contarlo.

A principios de semana, Darryl Clinton, originario de California, acaparó titulares cuando el candente magma del volcán Kilauea lo hirió mientras observaba el fenómeno desde su casa, en el poblado de Pahoa, a aproximadamente 100 yardas de distancia.

El cono entró en actividad el pasado 3 de mayo, provocando evacuaciones masivas en la isla mayor del archipiélago. Sin embargo, Clinton, que es padre de dos hijas adolescentes, se quedó en casa y lo que es más, hasta organizó una reunión con amigos y familiares para observar el espectáculo de la madre naturaleza.

Justo es ahí que lo alcanzó la lava ardiente. “Fue el impacto más potente que he tenido en la vida”, dijo el sobreviviente a KHON News de desde su cama de hospital. “[La lava] estaba realmente caliente, quemaba”.

Desangrándose, con la pierna virtualmente partida en dos y el pie casi desprendido y sujeto por una sábana, el hombre fue cargado hasta un auto y llevado de urgencia al Centro Médico Hilo. Ahí fue ingresado y continúa bajo severas instrucciones de reposo durante al menos seis semanas.

“Yo solo quería vivir, no me importaba que me cortasen la pierna”, aseguró. Clinton también explicó que planea regresar a su casa, pero que por el momento no quiere saber nada más de erupciones, o lava. “¿Está pasando eso realmente? ¿No es un mal sueño?”, dijo bromista.

“Existen ahora dos lugares donde la lava está fluyendo y entrando al océano”, dijeron este jueves portavoces del Observatorio de Hawaii. Las autoridades instaron a todas aquellas personas que vivan en las zonas próximas a las zonas de peligro que se mantengan alejados y en alerta.