La esposa del jefe del cartel de Sinaloa expresó en las redes su deseo de abrazar a su esposo, tal como él mismo pidió al juez que preside su juicio en Nueva York.

By Joaquim Utset
November 12, 2018

Ella también lo hecha de menos.

Al menos eso es lo que se deduce de la foto que Emma Coronel, esposa de Joaquín el Chapo Guzmán, colgó el domingo en Instagram.

“Sueño con un abrazo tuyo”, escribió debajo de la imagen tomada al lado de una piscina, en lo que parece un hotel, disfrutando de un refresco vestida con una ropa deportiva negra.

Con esa frase, Coronel hacía alusión a la solicitud del jefe del cartel de Sinaloa al juez federal Brian Cogan para que lo dejara abrazarse a su esposa si la veía en la sala del tribunal federal de Brooklyn, Nueva York, en la que desde mañana se celebra su juicio.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Cogan mostró cierta simpatía hacia la solicitud, en la que se citaban razones “humanitarias”, pero acabó denegándola por razones de seguridad.

Desde su llegada a Estados Unidos en enero de 2017, el Chapo ha estado rodeado de medidas de seguridad extraordinarias para evitar que repita sus ya famosas fugas de cárceles mexicanas.

Su confinamiento en solitario y la ausencia de contacto con otros seres humanos, alegaron los abogados de la defensa en una ocasión, han llegado a afectar la salud mental del capo.

Una de las grandes incógnitas del juicio que se pone en marcha el martes con la apertura de argumentos de la fiscalía y la defensa es si hará acto de presencia Coronel, quien en anteriores ocasiones ha asistido a vistas ante el juez en las que comparecía su esposo.

La fiscalía federal acusa a Guzmán de liderar una compleja organización criminal con sede en Sinaloa que durante tres décadas y mediante métodos brutales -entre ellos miles de asesinatos- logró entrar a Estados Unidos cargamentos de droga valorados en $14,000 millones.

De esa presunta actividad criminal se derivan los 17 cargos por narcotráfico, organización criminal y soborno que se le imputan, de los que si es encontrado culpable podría ser condenado a cadena perpetua.

Advertisement