La caravana que partió de Honduras hace casi una semana suma ya cerca de 7,000 personas y avanza hacia la frontera norte de México.

By Mayra Mangal
October 22, 2018 05:07 PM

La caravana de migrantes centroamericanos que partió hace más de una semana desde Honduras llegó este domingo a tierras mexicanas y avanza su paso hacia la frontera norte.

Lo que comenzó como un grupo de aproximadamente 1,500 personas -entre las que se cuenta a niños, ancianos y mujeres embarazadas- se ha convertido en un grupo que al cruzar el río Suchiate que divide a México y Guatemala suma ya las 7,000 personas, según cálculos de las autoridades.

La caravana, como muchas otras formadas con anterioridad, busca llamar la atención hacia la violencia y falta de oportunidades que viven los hondureños y muchos centroamericanos. La diferencia es que este Viacrucis Migrante, como se le ha llamado, se ha convertido en el centro de la atención del presidente Donald Trump quien ha calificado el avance del grupo de una “emergencia nacional” y ha amenazado con cerrar la frontera.

Este lunes el mandatario de 72 años dijo por medio de Twitter que se “cortará o reducirá substancialmente” la ayuda financiera destinada a Honduras, Guatemala y El Salvador como consecuencia de la falta de acción de dichos países para detener al grupo de migrantes.

En otro tuit, Trump lamentó lo que considera falta de acción por parte de las autoridades de México ante al arribo del grupo. “Tristemente, parece que la policía y el ejército de México han sido incapaces de detener a la caravana que se dirige hacia la frontera sur de Estados Unidos”, exclamó. “Ahí van mezclados criminales y gente de Oriente Medio. Ya he alertado a la Patrulla Fronteriza de este emergencia nacional ¡Debemos cambiar las leyes!”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La caravana partió de San Pedro Sula, en Honduras, el 12 de octubre pasado. En su momento, las autoridades mexicanas aseguraron que al país no entraría nadie sin el visado correspondiente. Pero las autoridades se han visto sobrepasadas y se han limitado simplemente a escoltar el paso de los migrantes por el estado de Chiapas hasta donde se han desplazado a pie, en autos o hasta nadando.

La esperanza de algunos es que las autoridades mexicanas logren convencer a gran parte de los migrantes para que se acogan al asilo y desistan de avanzar hacia la frontera. Sin embargo, hasta el momento el grupo no ha hecho más que crecer y recibir apoyo de la población civil a su paso, recibiendo comida, bebida y señales de solidaridad.

Advertisement


EDIT POST