Xaven García, un estudiante de 17 años de Albuquerque, NM, falleció la pasada semana luego de que tratara de salvar a su familia de un incendio en su casa.

Anuncio
Xaven Garcia
Xaven Garcia
| Credit: GoFundMe

Xaven García, un estudiante de 17 años de Albuquerque, Nuevo México, que falleció la pasada semana tratando de salvar a su familia de un incendio en su casa, sigue salvando vidas gracias a su condición de donante de órganos.

"Es un héroe para todos nosotros", dijo su padre Phil García a la cadena CBS.

Según contó García al diario The Albuquerque Journal, en la noche del 14 de noviembre él y su hijo se quedaron dormidos en el sofá mientras veían fútbol. Luego Phil se despertó, se fue a la cama y dejó a Xaven en el sofá.

Más tarde el joven despertó a su padre porque la casa estaba en llamas.

"Estaba un poco aturdido, realmente no podía despertarme. Así que, literalmente, me agarró y comenzó a sacarme de la casa", relató.

Una vez en el exterior, el padre volvió a entrar en la residencia en llamas en busca de su hija, a la que creía en el interior de la vivienda porque se les había olvidado que a esa hora ella estaba aún en el trabajo.

Xaven Garcia
Xaven Garcia
| Credit: GoFundMe

Aunque el padre le dijo a Xaven que no lo siguiera, el joven entró a la casa y falleció a causa de la inhalación de humo.

"Probablemente entró corriendo para agarrarme de nuevo. Y el humo lo alcanzó", dijo Phil.

"Creen que murió casi instantáneamente porque el hollín negro llenó sus pulmones y lo mató instantáneamente", sostuvo. "No había señales de que él estuviera luchando o sufriendo de ninguna manera, forma o forma".

Aunque el joven no sobrevivió, su familia ha aliviado el gran dolor de la pérdida gracias a las casi ocho vidas que con la donación de sus órganos han podido salvarse, ya que Xaven se había inscrito como donante cuando recibió su permiso de conducir.

"Hace que su familia se sienta en paz al saber que está salvando otra vida", dijo su madrastra Stacey al canal local KRQE.

Según la familia, es probable que su bazo, riñones y otros tejidos salven hasta ocho vidas.

"Creo que su corazón se fue a Colorado, su hígado se fue a otro chico de 17 años en el estado de Nueva York", dijo el padre.

"Solo espero que quienes obtengan los órganos de mi hijo, realmente aprecien cada momento de la vida", agregró a KRQE. "Están tan bendecidos de tener lo que están recibiendo".

En estos momentos las autoridades están investigando el suceso, pero se cree que el incendio fue un accidente.