En exclusiva, Ilia Calderón habla de un reportaje especial para Aquí y Ahora —que sale este domingo a las 7 p.m. por Univisión— donde investiga el feminicidio y la creciente violencia contra la mujer en países de Latinoamérica.

By Lena Hansen
October 18, 2019 11:16 AM

Ilia Calderón admite que reportar casos de brutal violencia contra la mujer para un reportaje especial sobre el feminicidio en Latinoamérica -que sale al aire el domingo a las 7 p.m. por Aquí y Ahora (Univision)- fue profundamente conmovedor. "Me afectó muchísimo. Es difícil ver a los hijos, se quedan solos", dice sobre los hijos de madres asesinadas. "Hay niños pequeños y adolescentes traumatizados. Esos niños se quedan sin papá y sin mamá, muchos caen en el sistema de adopciones o de foster care. Otros tienen que quedar en manos de familiares porque el papá va a la cárcel también".

Uno de los casos que reporta es el asesinato de la periodista salvadoreña Karla Turcios a manos de su esposo. "Es la madre de un niño que había sido diagnosticado con autismo. El fiscal nos contó que todo ocurrió con el niño presente en la casa, que cuando él fue a deshacerse del cuerpo el niño estaba en el cuerpo", cuenta la co-presentadora de Noticiero Univisión. El caso de la doctora salvadoreña Rosa María tiene elementos en común. "Rosa María y Karla eran profesionales, eran la que trabajaban, eran las proveedoras. Las dos sufrían de violencia doméstica física y psicológica en silencio y se alejaron un poco de sus familias para acercarse más a sus parejas", cuenta Calderón. "Aunque todo demuestre que ellos son menos porque no tienen trabajo o simplemente son vividores, esa es la manera de tratar de sobreponer fuerza y casi de vengarse por el hecho de que ella es la que provee, ella es la profesional, ella es la bonita, ella es la admirada. Eso genera toda una dinámica de agresión".

Cortesía de Univision

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La presentadora colombiana reportó casos que ocurrieron en México, El Salvador y Estados Unidos, pero lamenta que el feminicidio "es un problema muy grave en toda América Latina", con cifras alarmantes. En México, para nombrar solo un ejemplo, mataron a más de 3,600 mujeres en el 2018, informa Calderón. "Estos son los casos que se conocen, también hay miles de mujeres desaparecidas".

También entrevistó a la hermana de Serymar Soto, una joven que fue asesinada antes de su boda por su prometido. Ellos discutieron y el hombre la atropelló junto a su mejor amiga y huyó. "El día que se cumplió un año de que ella se hubiese casado, ella publicó el vestido con el que se iba a casar su hermana y publicó la foto del prometido porque las autoridades lo estaban buscando y a través de Facebook, lo encontró. Creó una página que se llama ‘Los Machos Nos Matan en México' y maneja unas cifras impresionantes porque a través de la página se comunican familias que están buscando a sospechosos, publican casos de mujeres que fueron asesinadas y que nadie responde por ellas, que fueron encontradas en un hotel," añade Calderón.

Para denigrar a las mujeres, muchas veces desechan sus cuerpos desnudos, amarrados, en ropa interior y con el rostro golpeado. "No en todos los países el hecho de que te maten por ser mujer es un agravante. En Estados Unidos no existe el feminicidio como existe en Colombia, México o El Salvador", lamenta.

Cortesía de Univision

El caso de Rosa Elvira Celi, una mujer colombiana que fue violada y torturada en un parque, donde la dejaron por muerta, conmovió a Colombia. Ella logró llamar a la policía y contar su pesadilla antes de morir, lo cual logró la creación de la ley Rosa Elvira Celi, que fue aplicada años más tarde para castigar al asesino de otra colombiana, la niña indígena de 7 años Yuliana Samboní. Yuliana fue raptada en la calle por un arquitecto, que la llevó a su apartamento para violarla y matarla. El asesino recibió 58 años de cárcel, ya que se trató el crimen como un feminicidio.

También reportó el caso de la cubana Maribel Torres en Florida. "Su pareja trató de alejarla de su familia, la llevó a vivir a otro lugar", cuenta. "Ella sufría agresiones. Después del asesinato, él seguía comunicándose con la familia a través del teléfono de ella, [mandando mensajes de texto pretendiendo ser ella], entonces pensaban que ella estaba bien. Se vino a reportar la desaparición meses después", cuenta. Cuando la hermana del asesino llamó a la familia de ella a decirle que ella había abandonado a sus hijos y que estaban en su casa, la familia supo que Maribel estaba en peligro ya que nunca dejaría a sus hijos. El cuerpo de Maribel se encontró, 8 meses después, dentro de una caja de cemento en un canal.

David Maris

Brenda Vásquez, una sobreviviente salvadoreña -cuyo esposo casi la quema viva con sus hijos dentro su casa- le contó a Calderón que ella fue a la policía varias veces a denunciar sus agresiones y le aconsejaban "pórtese bien con su marido, trátelo bien y verá que las cosas van a funcionar" o "la mujer tiene que aguantar". "Está muy arraigado en la cultura el machismo, la idea de que las mujeres tienen que aguantar para mantener la familia y porque a los niños les hace falta un papá. La dependencia económica de la mujer es un factor para que sucedan estas cosas", cuenta la presentadora. Si bien existen organizaciones, oficinas gubernamentales y fundaciones en estos países para la protección de la mujer, queda mucho por hacer, asegura ella. "Parte de la dinámica es hacerlas a ellas sentirse culpable de lo que está pasando", cuenta sobre los agresores. "Los hombres hacen un trabajo psicólogico de atropellamiento del autoestima de la mujer hasta que llegan a matarlas o a golpearlas de manera que las mandan al hospital".

Cortesía de Univision

Es un ciclo difícil de romper, lamenta la comunicadora, pero la educación es clave en buscar soluciones: "No solamente se trata de educar a las niñas y empoderarlas pero también enseñarle a los varones el valor de la mujer".

Calderón tiene un emotivo mensaje para víctimas de violencia doméstica que puedan leer esto: "Tienen que creer en ellas y saber que esto no es normal que pase. Tienen que buscar ayuda, a veces es difícil porque encuentran un rechazo o una pared de parte de las autoridades, pero las mujeres que han insistido en buscar la ayuda, en tratar de denunciar, en salir, en tratar de buscar su independencia económica, dejar al maltratador hoy pueden contar la historia. Tampoco quiero juzgar a las mujeres que no han podido salirse de ese círculo porque tampoco tienen la culpa, pero el mensaje para una mujer que esté pasando por esto es que afuera hay un mundo, sí te pueden creer y afuera existen oportunidades. Hay que luchar, aunque sea difícil, a veces toma años, pero es posible salir y solamente quienes pueden tomar ese paso van a sobrevivir".

Advertisement