December 15, 2018 12:55 PM

A principios de diciembre una terrible noticia nos rompía el corazón. La pequeña de 7 años Jackeline Caal perdía la vida tras ser arrestada junto a su padre, ambos migrantes, en Nuevo México. Tanto ella como su progenitor Nery salieron de la comunidad indígena de Altaverapaz, al norte de Guatemala en busca de un mundo mejor.

Los dos fueron arrestados por una patrulla fronteriza en un momento en el que la pequeña presentaba un terrible estado de salud. Fiebre y vómitos dejaban claro que la chiquitina no se encontraba bien, poco después al seguir empeorando tuvo que ser atendida por los paramédicos y terminó siendo hospitalizada en un centro en Texas.

Desafortunadamente las convulsiones siguieron y posteriormente dos paros cardíacos que la pequeña no pudo superar provocándole el falleciento poco después. Un hecho que dejó profundamente tristes a sus familiares por las terribles circunstancias en las que se produjo todo.

La pequeñina no tuvo la oportunidad de comenzar una nueva vida con mejores oportunidades y un futuro lleno de posibilidades. Por el contrario, su corazón dejó de latir luchando por hacerse un camino. “Nuestras más sinceras condolencias a la familia de la niña”, decía el comunicado del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense.

La falta de agua, comida y la dureza del camino llevaron a la pequeña a ponerse así de malita. La polémica que ha saltado a los medios en las últimas horas es si los agentes fronterizos sabían del malestar de la niña y si le atendieron como ella necesitaba, con agua y comida y necesidades médicas para su estado.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Grupos de inmigrantes, abogados y activistas, según asegura el New York Times, han denunciado las terribles condiciones de las celdas de las Patrullas Fronterizas que han llegado a ser catalogadas como inmundas, frías y sin elementos tan básicos como cobijas.

El procurador de los Derechos Humanos en Guatemala, Jordán Rodas, comentó según este periódico que se trataba de un drama humano “al que están condenados muchos guatemaltecos debido a la indiferencia de sus gobernantes”. También pidió en nombre de muchos que ya era hora de cambiar el trato a los migrantes que se ven obligados de huir de su tierra empujados por el hambre y la pobreza.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST